El Ayuntamiento pide a la Junta de Andalucía que le ceda la gestión del museo de la Aduana

La rehabilitación del palacio de la Aduana recupera la cubierta incendiada en 1922, que añade una nueva planta al Museo de Málaga.
La rehabilitación del palacio de la Aduana recupera la cubierta incendiada en 1922, que añade una nueva planta al Museo de Málaga. / Carlos Moret
  • El alcalde se reúne con los directores del Patronato del Prado y del Arqueológico Nacional en busca de alianzas para el equipamiento cultural

Una placa de metal tornasolado y envejecido actúa casi a modo de felpudo a los pies del portalón que mira hacia la calle Císter. ‘Museo’, puede leerse en el suelo. Y es casi la única pista visible de lo que aguarda allí dentro. El Museo de Málaga, la institución que debe servir para mostrar y divulgar la riqueza artística y arqueológica de la provincia, cerrada desde hace 17 años y cuya reapertura en el palacio de la Aduana suena para los últimos compases de 2015.

La institución depende del Estado, aunque su funcionamiento está transferido a la Junta de Andalucía. Y a esa puerta va a tocar el Ayuntamiento de Málaga, que piensa hacer oficial de manera inminente su petición a la Junta para hacerse con la gestión del equipamiento, tal y como ha podido confirmar SUR.

La iniciativa municipal dejaba una ligera pista el pasado 27 de septiembre. Ese día, el alcalde colgaba en su perfil en una red social su agenda de la semana anterior. El jueves día 18 aparecían dos reuniones en Madrid, una en el Museo Arqueológico Nacional con su director, Andrés Carretero, y otra con el presidente del Patronato del Museo del Prado, José Pedro Pérez-Llorca.

En esos encuentros De la Torre sondeó la posibilidad de establecer colaboraciones con ambas instituciones, con la mirada puesta en la Aduana. Las fuentes consultadas añaden que la línea de trabajo municipal iría en ambos casos más orientada hacia posibles préstamos puntuales de obras que a la llegada de exposiciones procedentes del Arqueológico y del Prado.

La elección de ambos interlocutores viene dada por el propio contenido del Museo de Málaga, que reúne una colección de Arqueología y un apartado de Bellas Artes que suman más de 500.000 de referencias (sobre todo, arqueológicas), según los datos manejados por la propia Junta de Andalucía.

Un extenso catálogo que pasaría a gestionar el Ayuntamiento de Málaga, que ya participa en distinto grado en más de una decena de museos que suponen a las arcas municipales una inversión anual que ronda los 12 millones de euros. Así, a la Fundación Picasso, el CAC Málaga, el Museo Carmen Thyssen, el Museo del Patrimonio Municipal o el Museo Interactivo de la Música suma desde hace menos de un año los proyectos para implantar en la ciudad las respectivas sedes del Centro Georges Pompidou y del Museo Estatal Ruso de San Petersburgo.

Un escenario que no parece amedrentar a los rectores municipales a la hora de solicitar a la Junta de Andalucía la gestión del Museo de Málaga. Tanto es así, que las fuentes cercanas a la iniciativa consultadas por SUR defienden que el Ayuntamiento está «preparado» para asumir el mantenimiento de una institución que en lo relativo a sus amplísimas colecciones y a su imponente sede (con 18.402 metros cuadrados construidos) hace palidecer los guarismos del resto de museos de la ciudad.

Baste recordar, por ejemplo, los 8.300 metros cuadrados que ocupa el Museo Picasso Málaga o los 7.147 metros del Thyssen malagueño. Una superficie muy similar a la prevista para la sede del centro ruso en Tabacalera, mientras que el Pompidou Málaga se desplegará en 6.300 metros cuadrados distribuidos en el interior del Cubo del Puerto. En todos los casos, menos de la mitad (casi la tercera parte en relación al Pompidou) de la superficie que ofrecerá el Museo de Málaga en la Aduana.

Madrid cierra el grifo

A la instalación del museo provincial en el edificio de Cortina del Muelle destinará el año que viene el Gobierno 2,66 millones de euros. Y serán los últimos que vengan desde Madrid, tal y como establece el proyecto de Presupuestos Generales del Estado y como reiteran a SUR fuentes próximas al Ejecutivo central. Las mismas fuentes añaden que la partida prevista se gastaría durante los primeros meses de 2015, ya que al Gobierno le corresponde entregar el inmueble listo para su uso museístico, mientras que la institución que gestione el equipamiento debe encargarse de materializar el discurso del museo.

Y es justo ahí donde ahora mete baza el Ayuntamiento de Málaga. No en vano, las fuentes consultadas por SUR argumentan que aún hay tiempo para modificar ese discurso, en el que podrían incluirse las piezas procedentes de El Prado y del Arqueológico Nacional solicitadas por parte del Ayuntamiento de Málaga.

La magnitud de los fondos y del edificio del Museo de Málaga hacen que, a la hora de buscar un espejo donde ver reflejado el futuro de la institución provincial, surja el Museo de Bellas Artes de Bilbao, tanto por la amplitud de su colección, como por las características de su sede. La prestigiosa institución bilbaína celebra estos meses el centenario de su inauguración y el año pasado contó con un presupuesto de 8.012.000 euros.

Está por ver cuánto costará el mantenimiento del Museo de Málaga, que desde su salida en 1997 del Palacio de Buenavista espera para ver de nuevo sus puertas abiertas.