Padres de Primaria dejan de llevar a sus hijos a clase, atemorizados por la conducta de una compañera

  • La Junta de Andalucía dice que se trabaja «para garantizar el derecho a la educación de todos los menores» y que se han tomado medidas

Una veintena de alumnos de cuarto de Primaria del colegio público Gregorio Marañón de La Cala del Moral, en Rincón de la Victoria, comenzaron ayer un parón de tres días debido a las «agresiones e insultos» de una compañera de clase, que precisa de necesidades educativas especiales.

Los padres pretenden transmitir a la Consejería de Educación y a su Delegación Territorial en Málaga que las soluciones hasta ahora planteadas «no han surtido ningún efecto», según informó ayer en un comunicado la asociación en defensa de los derechos de los menores, Prodeni.

Stella Robles, portavoz de las familias afectadas, dijo que Educación conoce esta situación «desde mayo del año pasado». «Nuestras primeras quejas llegaron en el último trimestre y, por ahora, la única solución ha sido la contratación de una monitora que está con la niña las 25 horas de la semana», manifestó.

«A pesar de esto, las acciones no se han visto reducidas», agregó. «Las medidas por parte de la Delegación de Educación comenzaron este año, debido a nuestra insistencia, y, sin embargo, no han servido de nada. Nuestros hijos no son felices», lamentó.

«No es un ataque a la niña»

Según esta progenitora, estos incidentes «no han dejado de producirse desde primero de Infantil», aunque en los últimos dos años «se han intensificado». «Muchos niños ya no aguantan más y no quieren ir al colegio porque sienten miedo», dijo.

Ante la situación, los padres, además de mandar varios escritos a Educación, han intentado, «sin éxito», ponerse en contacto con los progenitores de la menor. «Este parón en las clases lo hacemos con la firme convicción de estar protegiendo a nuestros hijos, que a diario sufren la alteración de su vida escolar», añadió.

Las familias afectadas destacaron que «nuestra acción va dirigida en exclusiva a que se garantice la protección de los alumnos por parte de la Junta», insistiendo en que «no responde a un ataque contra la familia de la niña ni contra ésta».

Por su parte, desde la Delegación Territorial de Educación dijeron que desde la propia Junta, los equipos de técnicos, la dirección del centro y el equipo educativo están trabajando «para garantizar el derecho a la educación de todos los menores».

Precisamente, han recordado que el pasado 6 de marzo, el coordinador del Equipo Técnico Provincial y la coordinadora del Área de Necesidades Educativas Especiales recibieron a una representación de padres del colegio, reunión en la que «se les informó de las medidas que se han adoptado» y en la que «están involucrados el Equipo de Orientación, el Equipo Especializado y una monitora, que está presente en el aula cada día durante las cinco horas de clase».

«Todos estos recursos se van a mantener hasta final de curso y se irán revisando». La orientadora y el Equipo Especializado «determinarán si es necesaria alguna nueva intervención», añadió la Junta, que destacó que existe una «comunicación continua».