Las VPO de principios del siglo XX

Un libro recopila los primeros proyectos de casas en Málaga para las familias con menos recursosCiudad Jardín, Puerto Parejo y la zona de La Malagueta todavía conservan los edificios, que fueron pioneros en su género en el país

JESÚS HINOJOSA JHINOJOSA@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Algunas de las viviendas de Ciudad Jardín han sido reformadas en profundidad por sus actuales moradores.                             ::                             ÁLVARO CABRERA/
Algunas de las viviendas de Ciudad Jardín han sido reformadas en profundidad por sus actuales moradores. :: ÁLVARO CABRERA

Adentrarse en el análisis del urbanismo y la arquitectura de la ciudad es entrar de lleno en su historia, la de las gentes que la habitaron y la de aquellos que la gobernaron y diseñaron con mayor o menor fortuna. Eso es lo que han hecho los autores de un libro que se presentó en días pasados y que lleva por título 'Las casas baratas de Málaga'. Este trabajo, obra del arquitecto Rafael Reinoso, el geógrafo Alfredo Rubio y el artista Jorge Dragón, hace un completo repaso por lo que fueron las primeras viviendas protección oficial de Málaga, un terreno en el que la ciudad fue pionera en las primeras décadas del siglo XX.

Según este análisis, desde el inicio de la centuria hasta los años treinta, los arquitectos toman temporalmente el control de la forma de la ciudad, «protagonizando el discurso teórico urbano». Esas singulares VPO de principios de siglo, promovidas al amparo de lo que se denominaron 'leyes de casas baratas' de los años 1911, 1921 y 1924, constituyeron no sólo edificios de arquitectura más o menos significativa, sino proyectos urbanos que contribuyeron a trazar el crecimiento de la ciudad.

¿Se ha preguntado alguna vez por qué el puente de las Américas que cruza la avenida de Andalucía se llama así? Su nombre obedece al primer conjunto de casas baratas que se construyó en la ciudad. Todavía quedan algunas de ellas, aunque muy modificadas, en las manzanas de viviendas unifamiliares existentes entre las calles Hilera y Santa Elena, cerca de la parroquia de la Amargura. La tragedia del desbordamiento del Guadalmedina en el año 1907 provoca una reacción de auxilio a la ciudad incluso fuera del país. El diario argentino de Buenos Aires 'La Prensa', que todavía da nombre a una de las calles de la zona, inició una campaña para captar donativos que llegó a sumar 56.900 pesetas de la época. También aquí en Málaga, la Sociedad Económica de Amigos del País hizo lo propio y logró recaudar 25.629 pesetas.

Ambas iniciativas acordaron que este dinero se dedicara a construir casas para los obreros damnificados por la inundación, un proyecto que patrocinó el Ayuntamiento para poder ser llevado a la práctica. Los arquitectos Fernando Guerrero Strachan y José González Edo intervinieron en esta actuación, que se desarrolló entre los años 1912 y 1923, llegó a contar con 34 viviendas.

Victoria Eugenia

El siguiente ejemplo de casas baratas, que se beneficiaban de exenciones de impuestos y otra serie de medidas para abaratar y animar su promoción, como sucede con las VPO actualmente, se encuentra en el conjunto de viviendas de planta baja situado entre la avenida del Arroyo de los Ángeles y la calle Blas de Lezo. Son las callejuelas que parten desde la plaza de Eduardo Dato y que tienen una distribución radial hacia Blas de Lezo. Esta zona es conocida como Victoria Eugenia y se construyó a finales de los años treinta por una cooperativa denominada 'Fomento de la habitación popular malagueña', según los planos del arquitecto José Ortega Marín. De las 130 parcelas iniciales de este barrio, un total de 54, casi la mitad, se acogieron a las leyes de casas baratas.

Pero el caso más emblemático de esta tipología residencial puede contemplarse cada vez que se entra o sale de la ciudad en coche por la avenida de Santiago Ramón y Cajal. La construcción de la presa del Agujero, promovida a raíz de la citada inundación de 1907, hizo posible el proyecto de extender la ciudad hacia el norte en paralelo al eje del Guadalmedina, lo que constituyó una de las mayores actuaciones residenciales de todo el país. No en vano, las primeras casas de las 1.049 proyectadas por el arquitecto Gonzalo Iglesias en 1924, sobre el diseño de la urbanización trazada por el arquitecto municipal Daniel Rubio, fueron inauguradas por el rey Alfonso XIII, el presidente del Consejo de Ministros, el ministro de Fomento y el alcalde de Málaga el 11 de febrero de 1926. Para este proyecto se diseñaron igualmente equipamientos como una iglesia, una escuela, una casa de socorro y un campo de deportes. El templo se inició finalmente tras la Guerra Civil y es la actual iglesia de Cristo Rey.

Por último, también han perdurado dos promociones de esas casas para gentes de rentas bajas en el barrio de la Victoria y junto a la plaza de toros de la Malagueta. La primera de ellas es la conocida como Casas de los Prados, en la calle Puerto Parejo, que reciben ese nombre porque fueron promovidas por la sociedad Prados Hermanos. El edificio, construido en 1927 por el arquitecto Daniel Rubio, consta de 27 viviendas, todavía habitadas, en torno a un patio central a modo de jardín. La segunda lleva un curioso nombre: 'Desfile del amor', que se debe a que por este edificio de 92 viviendas destinadas a la clase media pasaban mayoritariamente parejas recién casadas. Todavía está en pie este inmueble de cinco plantas ideado por el arquitecto José González Edo en 1930, para la esquina entre el paseo de Reding y la calle Cervantes.

Desaparecidas

Sin embargo, apenas se conservan restos de las casas baratas que se levantaron en la zona de Los Guindos, para dar cabida a los obreros de la compañía minero metalúrgica que existía en ese lugar; y se quedaron sólo en los planos las 1.502 diseñadas por el mismo arquitecto que las de Ciudad Jardín para la zona de la Misericordia, junto a la vía del ferrocarril y como ampliación de las casas de las América. No obstante, este recopilatorio sirve para mostrar una Málaga adelantada a su tiempo que supo poner en marcha proyectos residenciales de los que todavía pueden aprender los urbanistas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos