Jóvenes defensores de la igualdad LGTB

Miembros del grupo Evohé durante una actividad en el IES Ciudad de Coín. :: IEs ciudad de coín/
Miembros del grupo Evohé durante una actividad en el IES Ciudad de Coín. :: IEs ciudad de coín

Alumnos del IES Ciudad de Coín crean el Grupo Evohé, centrado en velar por los derechos de los integrantes del centro más allá de su identidad u orientación sexual

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Son unos cuarenta alumnos. Se reúnen varias veces al mes, organizan actividades de todo tipo y tienen un sentido de los valores ciudadanos muy desarrollado para cursar entre segundo de la ESO y segundo de Bachillerato. Juntos componen el Grupo Evohé, una joven comisión encargada de velar por la igualdad y la integración de las personas LGTB+ en el IES Ciudad de Coín. Llevan un año trabajando para cumplir sus metas y están dispuestos a cambiarlo todo y a servir de ejemplo para otros centros.

«Cada vez somos más», es una de las frases que se repiten en los diferentes vídeos y soportes digitales en los que los miembros plasman sus motivos. «Estoy en el grupo Evohé porque quiero que los niños de las próximas generaciones puedan crecer en un entorno libre de rechazo», explica Paula. «Por tener una orientación sexual diferente no pasa nada; además en el grupo somo muchos y nos lo pasamos muy bien, hacemos juegos y actividades», apunta Alejandro. «Creo que estar en Evohé es importante para evitar discriminación», añade Ani. «Estoy en el grupo para aprender los valores de los demás y que nadie se sienta diferente», admite Carmen. Así hasta cuarenta motivos diferentes, todas ellas en torno al mismo concepto: hay que trabajar para que en el día de mañana la integración no requiera de ningún esfuerzo.

La coordinadora plan de igualdad (que como la mayoría de los proyectos educativos y acciones didácticas del siglo XXI está acompañado de un blog de coeducación en el que se recogen todas las actividades), es María Macías. «Queríamos ir más allá de lo que siempre se hace», explica a SUR. La docente explica que el grupo nace de la ley que aprobó el Parlamento Andaluz el 25 de noviembre de 2017 en la que se garantiza la igualdad de las personas LGTB+ en todos los sectores públicos, «incluida la escuela pública», matiza Macías. La coordinadora quiere que su grupo sirva de ejemplo para el resto de centros de Málaga: «En otras provincias como Granada, la ley ha calado mucho y hay actividades similares, pero en Málaga no conocemos ningún otro que haga lo mismo».

Actividades en el centro

Uno de los factores clave en la formación de Evohé fue la visita de Gonzalo Serrano, de la Federación Arcoíris, que impartió una «inspiradora» charla a los alumnos del centro y supuso un «antes y un después» en la forma que los jóvenes interpretaban la afección y la sexualidad.

En este curso 2018/19, el grupo ya trabaja afianzado en el instituto y cuenta con un total 42 componentes de edades distintas, desde 2º ESO a 2º Bachillerato. Se reúne casi todas las semanas con la coordinadora del Plan de Igualdad, en horario de recreo, para diseñar las acciones que se van celebrando a lo largo de los trimestres.

Entre muchas de las funciones del grupo destaca el desarrollo de actividades específicas propuestas por los propios integrantes. Pero también se han celebrado ponencias en las que los protagonistas eran los mismos miembros del grupo, exponiendo sus vivencias y sus experiencias, abriéndose pese a que era algo «muy duro», tal y como confiaban a la docente: «Me decían que aunque era difícil y se exponían a ser señalados, querían hacerlo porque saben que es necesario».

Más de quince acciones de divulgación afectivo-sexual en el centro avalan el arrojo de los jóvenes dentro del centro: desde una nueva visión de San Valentín hasta campañas de información por el día del Sida, pasando por proyecciones de películas y otras formas de romper los moldes. Además se han instalado carteles en el centro, amparándose en el Plan de Igualdad, en los que se recogen diez datos sobre el colectivo LGTB+. Están destinados a reducir las agresiones: «Nadie los ha tocado, permanecen intactos y desde la fundación Arcoíris aseguran que su presencia reduce los incidentes en un 60%», concluye Macías.