Un robot único en las escuelas de arquitectura españolas

El robot de fabricación digital de Kuka Robotics./Félix Palacios
El robot de fabricación digital de Kuka Robotics. / Félix Palacios

La UMA se hace con un brazo robótico de fabricación digital que ofrece infinitas posibilidades

V. BUSTAMANTE Málaga

La Escuela de Arquitectura suma a sus instalaciones este curso el Laboratorio de Arquitectura Experimental Avanzada y Nuevas Tecnologías, que se centrará en la fabricación digital. Dará apoyo a los alumnos para hacer sus maquetas diseñadas paramétricamente y acogerá proyectos de investigación.

La estrella de este novedoso espacio es Kuka, un robot de fabricación digital en cuya punta pueden ponerse distintos accesorios que multiplican sus funciones, con un precio que ha rondado los 80.000 euros. «Puede ser un obstrusor que imprima en 3D o una broca que esculpa una piedra, las posibilidades son infinitas y no nos queremos acotar en nada. En el futuro se implementarán los accesorios y la idea es que colabore con otros robots», explica el director de este laboratorio, Ferrán Ventura. «En la punta del brazo se le puede enganchar todo lo que queramos. Lo vamos a utilizar principalmente para impresión en 3D a gran escala, con unos accesorios se puede trabajar con hormigón, cemento o arcilla, lo que queramos», apunta. Ventura explica las características de la máquina, «sin ella no podríamos alcanzar tal precisión y rapidez». El profesor pone la vista en el futuro: «En un tiempo la arquitectura estará construida por robots. Podemos fabricar objetos igual que una vivienda o un pabellón por piezas, todo lo que se nos ocurra lo podemos hacer con el robot».

Calculan que el laboratorio estará abierto durante ocho horas al día y a la total disposición del alumnado. «Cualquier estudiante de la escuela puede utilizar el laboratorio de forma ordenada y controlada a través de una web que gestionará las peticiones», señala. Además, reflexiona sobre el papel de la escuela: «La arquitectura va en esa línea y tenemos que ser emergentes. Ahora mismo en España en robótica somos la única escuela que tiene una máquina de estas dimensiones. Eso es una ventaja para posicionarnos en la innovación. Tenemos que saber explotarla», concluye.