La doblez

LORENZO SILVA

El trabajo impecable y meticuloso realizado por la Guardia Civil de Cataluña, el cuerpo policial de los desplegados en esa Comunidad Autónoma que más se ha distinguido en la defensa de los derechos y libertades de todos los catalanes, y no sólo de los intereses y ambiciones de una parte, va dejando poco a poco al descubierto, de una manera escandalosa, la doblez desleal y temeraria de los dirigentes del 'procés'. No sólo engañaban al mundo y al Estado con sus protestas de pacifismo y su sonrisa beatífica, mientras especulaban sin rubor con posibles estallidos de violencia o con actos de resistencia al cumplimiento de la ley; también ocultaban a sus correligionarios la información de que disponían respecto de las catastróficas consecuencias económicas de la declaración de independencia, la imposibilidad de salir adelante con una Cataluña fuera de España y de la UE o la nula perspectiva de apoyo internacional para el movimiento.

De todo esto estaban puntualmente enterados los miembros del gobierno de Puigdemont, merced a los informes que recaba-ron y que tuvieron buen cuidado de no compartir con la ciudadanía exaltada a la que empujaban hasta el borde del precipicio tras el que sólo aguardaba el 155, la desbandada empresarial y, en fin y para rematar la jugada, la pérdida del autogobierno. A la luz de esta doblez, desvelada profusamente gracias a los correos y comunicaciones entre los líderes de la trama delictiva, recopilados y analizados por la Guardia Civil, los que salían a la calle a reclamar y luego proclamar la república imaginaria, los que la defendían y defienden aún en las redes como hecho consumado, los que empeñaron todas sus ilusiones y expectativas en esa apuesta inviable e ilusoria, vendrían a ser incautos a quienes los conspiradores manipularon miserablemente y a sabiendas.

Este hecho ahora acreditado, pero que ya se podía intuir desde antes de que afloraran los correos ominosos, nos invita a hacernos la pregunta de cómo es posible que quienes engañan a los suyos con semejante descaro conserven a pesar de todo el apoyo, nada desdeñable, que alcanzó el independentismo en las pasadas elecciones y que verosímilmente mantendría si los catalanes volvieran a ser llamados a las urnas. Resulta demasiado fácil, y por ello improcedente, concluir que la ciudadanía que mantiene esa opción ha abdicado de su inteligencia. Si hay miles de catalanes dispuestos a apoyar a quienes les escamotearon la información necesaria para formarse su criterio, es posible que hayan llegado a aceptar que en aras de la causa patriótica puede faltarse a la verdad, incluso ante tu propia gente; o aún más, que hayan llegado a asumir como coste de la afirmación de la nación irredenta la destrucción de su tejido y su potencial.

En uno u otro caso: sobrecogedor.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos