El Puerto logra el mayor tráfico en cinco años, pero afrontael 2017 con incertidumbre

El presidente, Paulino Plata, y el director, José Moyano, presentaron ayer los resultados.
El presidente, Paulino Plata, y el director, José Moyano, presentaron ayer los resultados. / Francis Silva

El Puerto ha logrado en 2016 el mayor tráfico en cinco años. Los muelles se han quedado rozando los tres millones de toneladas, lo que supuso un aumento del 26,5% sobre el ejercicio anterior. Es el mayor volumen desde 2011, cuando se alcanzaron los 5,5 millones. Gracias a este movimiento, la Autoridad Portuaria ha generado unos ingresos de explotación de 18 millones de euros, y unos beneficios de 1,5 millones, con un incremento del 8,4% en los ingresos de explotación y una reducción del 6,5% de los gastos.

El proceso de reconversión productiva que se ha vivido en los muelles entre 2014 y 2015, a causa de la inauguración de Tánger Med y la pérdida del mercado de contenedores ha sido similar al que se vivió entre 1999 y 2000 por la pérdida del petróleo, según explicó el presidente, Paulino Plata, ayer durante la presentación de los resultados anuales.

Por sectores, destaca el fuerte avance de los graneles líquidos, de casi el 60%, básicamente por los buenos resultados en la importación y exportación de gasóleo de la terminal de Oil Distribution Terminals (ODT), en el muelle 9, que ha movido más de 103.000 toneladas. La exportación de aceite de oliva se ha estancado por la baja producción del año anterior. En cuanto a los graneles sólidos, casi la mitad corresponde a la exportación de cemento y clínker de la fábrica de La Araña. En total, este segmento subió un 27,5% y roza los 1,75 millones de toneladas.

Otra de las nuevas estrellas del tráfico portuario malagueño es la importación de coches nuevos. Han llegado algo más de 57.000 unidades, la mayoría procedentes de la factoría de Renault-Dacia en Tánger. Ello ha supuesto un 14% más. «Málaga se consolida como puerto importador de vehículos a nivel nacional», dijo Plata, y recordó la reciente entrada de nuevos operadores. En cuanto al tráfico de contenedores, ha ido mejor de lo que se esperaba, aunque muy lejos de las cifras de hace cinco años: se han movido 119.000 unidades (la mayoría en vacío), con un peso de 476.500 toneladas y una subida de casi el 36%.

En cuanto a pasajeros, la línea regular con Melilla se ha reforzado con la entrada, a finales de año, de una segunda naviera, Baleària. Junto con la línea tradicional de Trasmediterránea, se ha movido a 278.662 pasajeros, un 6% más. «Hemos aumentado la oferta de servicios y horarios para conectar ambas ciudades». En el apartado de cruceros, la nota destacada es el crecimiento de los turistas que usan Málaga como puerto base, de inicio o final de su travesía, que se han triplicado. En total, 444.176 pasajeros han pasado por Málaga por ocio durante 2016, un 6% más.

Ha sido por tanto un año de consolidación de las cuentas portuarias, al que le sucederá otro con importantes incertidumbres en el horizonte, tal y como reconoció el presidente. El encarecimiento del precio del petróleo, la situación de crisis en otras partes del mundo y la «autarquía» que algunos países están promoviendo con el cierre de fronteras son algunas de las amenazas a las que se enfrentan. A ello, se suman las agresivas ofertas comerciales que están lanzando otros puertos cercanos.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate