El Consistorio expulsa a las autocaravanas de la primera línea de playa en San Pedro

Se han instalado señales de tráfico que limitan la circulación y el estacionamiento, solo permitiéndoselo a los turismos y las motos

ÁLVARO FRÍASMARBELLA.
Antes y después. La misma zona presenta dos aspectos completamente diferentes desde que se han instalado las señales de tráfico prohibiendo la circulación. ::
                             JOSELE-LAN
                            ZA/
Antes y después. La misma zona presenta dos aspectos completamente diferentes desde que se han instalado las señales de tráfico prohibiendo la circulación. :: JOSELE-LAN ZA

Vacía. Así se encuentra la zona del paseo marítimo de San Pedro Alcántara, en Nueva Andalucía, en la que hace unas semanas podían verse largas hileras de autocaravanas estacionadas. Llegados desde numerosos puntos de Europa, sus ocupantes disfrutaban de una privilegiada situación en primera línea de playa. Pero se acabó. Ya no están allí, ni podrán volver. El Ayuntamiento les ha expulsado de la zona.

Para ello, el área de Tráfico del Consistorio ha instalado varias señales en la zona donde estaban estacionadas las autocaravanas. Una de ellas informa de que se prohibe la circulación, eso sí, excepto a los turismos y las motocicletas. Otro distintivo reza que tampoco se puede estacionar de otra forma que no sea en batería, por lo que estos vehículos, que sobresalen del espacio limitado, no pueden aparcar.

Sin embargo, desde el Ayuntamiento insisten en que esta actuación responde a un reordenamiento de la circulación en el núcleo poblacional. Así, el concejal de Tráfico del Consistorio marbellí, Félix Romero, explicó que no se trata de ningún acto de hostigamiento a los conductores de las autocaravanas, sino que, simplemente, se ha decidido que la zona solo pueda ser transitada por turismos y motocicletas.

Pero no son las únicas limitaciones que el Ayuntamiento ha instaurado en la zona. Y es que, en las calles colindantes al 'parking' improvisado por los conductores de estos vehículos, también se han instalado más señales. No son tan restrictivas. Éstas permiten a las autocaravanas circular, aunque prohiben parar y estacionar a todo vehículo que no sea un turismo. De estos indicadores, se desprende que tampoco las motocicletas podrán apearse o aparcar en estas vías de Nueva Andalucía.

Más allá de la regulación, lo cierto es que las autocaravanas han desaparecido de la primera línea de playa. Los primeros en apreciarlo fueron los vecinos de la zona, quienes, en sus idas y venidas diarias, se han encontrado con una vista diferente. Existen todo tipo de opiniones.

Algunos están en contra de la nueva regulación. Mientras sacaba a pasear a sus perros, una vecina explicó que las personas que acudían con las autocaravanas «son gente muy educada y no hacían daño a nadie». «Vivo ahí al lado y antes había más ambiente, ahora esto se ha quedado desangelado», puntualizó.

Pero su forma de pensar no coincide con la de la mayoría de las personas que viven en Nueva Andalucía. Al menos, así lo expresó otro vecino, que lleva 16 años residiendo en la urbanización Las Arenas. Aseguró que numerosas personas de la zona firmaron un escrito que fue remitido al Ayuntamiento de Marbella para que prohibiese a las autocaravanas estacionar en la zona.

Vehículos

«Salíamos a pasear todos los días y contábamos unas 45 o 50 ahí aparcadas», indicó. Recordó que se trata de una zona privilegiada. Ejemplo de ello es que varios personajes conocidos, como el seleccionador nacional de fútbol, Vicente del Bosque; tienen establecida su residencia para los meses de la época estival.

Por ello, este vecino cree que la de las autocaravanas aparcadas en primera línea de playa no es una buena imagen para San Pedro. «Bajaban a la playa cargados con garrafas para coger agua de los grifos y eso da muy mala impresión», concretó.

Junto a él, su mujer ratificaba sus afirmaciones. «Abrían toldos, se ponían a tomar el sol en hamacas e instalaban cuerdas donde colgaban la ropa mojada para que se secase», añadía ella, mientras insistía en la negatividad de la postal para el núcleo poblacional.

Los argumentos de estos vecinos los esgrimían junto a la zona en la que estacionaban antes las autocaravanas. Allí, apurado, el conductor de una de ellas intentaba arrancar su vehículo que se había quedado sin batería. «Ya ha venido la Policía Local un par de veces para decirme que no puedo estar aquí. En cuanto arregle la avería me voy», manifestó.

Cumplió con su palabra. Aunque su desplazamiento no duró mucho. Solo unos minutos. El tiempo que tardó en llegar varias calles más arriba. Allí se han trasladado los conductores de las autocaravanas, aprovechando que ninguna señal de tráfico les prohibe aparcar.

En un tono cordial, algunos de ellos explicaron que se sienten discriminados, ya que en el sitio en el que estaban antes no molestaban a nadie. «No hacemos ningún daño. Además, es una de las zonas más limpias de Nueva Andalucía. Incluso, si el aire trae un papel, se recoge y se tira a la basura», señaló uno de ellos.

Se trata de las normas no reguladas pero sabidas de respeto al lugar en el que se asientan. Así, explicaron que su principal preocupación es no causar problemas. Por ello, los sitios en los que se han instalado se encuentran flanqueados por parcelas vacías. «No estamos debajo de ningún balcón o en la puerta de un chalé», concretó uno de ellos.

Desde que se instalaron las señales por parte del Ayuntamiento, parece que muchas de estas personas han decidido continuar con su camino y pasar de largo por San Pedro Alcántara. Uno de ellos aseguró que esto supone una pérdida económica para la zona, ya que los restaurantes y los supermercados, entre otros negocios, pierden clientes.

Romero manifestó que el Consistorio estudiará si habilita en el municipio una zona concreta para las autocaravanas. Aun así, para ello, primero tendrá que llegar una petición al Ayuntamiento, según expuso el propio edil.