Elton John es abstemio y casto en Rusia

La escena de la orgía en 'Rocketman', censurada en los cines rusos. :: r. c./
La escena de la orgía en 'Rocketman', censurada en los cines rusos. :: r. c.

'Rocketman' se estrena sin ocho minutos de drogas y sexo en un país que pena por ley hablar de homosexualidad

ÓSCAR BELATEGUI

«Me he tirado todo lo que se mueve, me he metido todas las drogas posibles. ¿Y sabes qué, mamá? Lo he disfrutado». La frase pertenece a los diálogos de 'Rocketman', el 'biopic' de Elton John estrenado en España el pasado viernes, y la pronuncia su protagonista en un lujoso restaurante ante una madre de la que no recibió ni una muestra de cariño en toda su vida. La película de Dexter Fletcher protagonizada por Taron Egerton ha recibido excelentes críticas por sus imaginativos números musicales y por la valentía a la hora de mostrar la homosexualidad del artista y sus múltiples adicciones. Precisamente todo lo que no han pueden ver en los cines rusos, donde el filme ha sido censurado.

Adiós a la escena en la que Elton John succiona una montaña de coca con la potencia de una aspiradora. O su intento de suicidio lanzándose a una piscina tras ingerir un bote de pastillas. Ni rastro de la orgía en una discoteca londinense a los sones de 'Bennie and the Jets', con el músico flotando entre una marea de cuerpos hasta llegar a una cama. Los ocho minutos de menos convierten al autor de 'Your Song' en una estrella casta y abstemia, que se tortura no se sabe muy bien por qué. La Duma rusa aprobó hace seis años una ley que prohíbe hablar de homosexualidad «para formar en los menores orientaciones sexuales no tradicionales». Así que la distribuidora Central Partnership ha estrenado 'Rocketman' autocensurándose y eliminando todas las escenas relativas a drogas y sexo. 'La Bella y la Bestia', el remake en imagen real del clásico animado de Disney, fue en Rusia «para mayores de 18 años» al aparecer un personaje gay. Y en 'Vengadores: Endgame' se alteraron los diálogos en una escena inicial de la versión doblada para ocultar la primera salida del armario del cine de superhéroes.

Paramount, productora de 'Rockeman', y Elton John se enteraron de la censura en el país de Putin cuando los críticos de cine que habían visto la versión íntegra en Cannes dieron la señal de alarma. El estudio se siente «increíblemente orgulloso de la película, que se cuenta de la manera en que Elton John quería que su historia fuese representada». Sin embargo, la 'major' estadounidense reconoce que «debe cumplir con las leyes y requisitos locales en los territorios en los que se proyecta».

El propio Elton John lamenta que se haya negado al público ruso «la oportunidad de ver la película como fue concebida, una triste reflexión sobre el mundo dividido en el que aún vivimos, en el que el amor entre dos personas puede ser tan cruelmente no aceptado». La versión rusa también elimina los créditos finales, en los que el músico aparece junto a su marido desde hace 25 años, David Furnish, y sus dos hijos, además de informarse de que su fundación de lucha contra el sida ha recaudado cientos de millones de euros en estos veinticinco años.

La censura en Rusia ha llevado a que Amnistía Internacional condene que se «deshumanice las relaciones homosexuales». Habrá que ver qué ocurre cuando 'Rocketman' se estrene en China. Allí, la pudorosa 'Bohemian Rhapsody' se estrenó sin las castas escenas gay de Freddie Mercury, uno de los grandes amigos de Elton John, cuya muerte a causa del sida en 1991 provocó que recondujera su vida salvaje. «Debí haber contraído el VIH en los 80 y morir en los 90, exactamente como Freddy Mercury y tantos amigos y amantes», leyó el cantante en la Conferencia Internacional contra el Sida en Washington en 2012. «Cada día me pregunto cómo pude sobrevivir».