La reina del 'fitness' en YouTube, relata su vida

A la venta. Jordán publica un libro de ejercicios para transformar el cuerpo en 21 días. :: R. C./
A la venta. Jordán publica un libro de ejercicios para transformar el cuerpo en 21 días. :: R. C.

«Mis padres se separaron y tuve que aplicarme el 'Yo puedo con todo'» afirma Patry Jordán

ARANTZA FURUNDARENA

No le gusta la palabra gurú, pero una comunidad que suma 21 millones de internautas sigue sus consejos sobre fitness, belleza y estilo de vida en las redes. Patry Jordán es lo que se dice un fenómeno en el intangible universo de internet. Sencilla, empática y, como diría su padre, «una ratita muy espabilada», esta catalana de 35 años, nacida en Girona y residente en Andorra, ha sido finalista del concurso televisivo 'Bailando con las Estrellas' y, mucho antes que eso, niña rebelde, instructora de 'funky', aspirante a bailarina en Estados Unidos y un montón de cosas más. Su incombustible filosofía se resume en 'Yo puedo con todo', el mantra que imparte a sus seguidores a través de su canal Gym Virtual y el título del libro que acaba de publicar y en el que asegura que uno puede transformar su cuerpo en 21 días.

«No quiero generar frustración -avisa Jordán-. Ya bastante agobiada vive la gente en esta sociedad de expectativas inalcanzables y objetivos inmediatos... Cuando digo que uno puede con todo estoy hablando de metas realistas, que se consiguen a través de la paciencia y el esfuerzo. Y lo de 21 días es porque está demostrado que en tres semanas puedes crear un hábito saludable. No transformar del todo tu cuerpo, pero sí cambiar el chip y la actitud, que al final es lo más importante de todo». El propósito es terminar convertido en la mejor versión de uno mismo. «De ti mismo -recalca-. No la mejor versión de otro. Para eso debes escucharte».

Asegura no haber seguido nunca una terapia, pero su discurso remite a las teorías sobre inteligencia emocional. «Es que es un tema que me apasiona y sobre el que he leído mucho». A Patry Jordán la han llegado a criticar por tener un canal de deporte «y no estar delgada como un palo»... Ella ni se inmuta. «Cuando daba siete clases diarias en el gimnasio pesaba diez kilos menos, pero siempre me he aceptado muy bien. Nunca he tenido una autocrítica muy destructiva hacia mi persona». Sí le entristece imaginar lo que tendrá que soportar la gente que realmente padece obesidad. «La sociedad es muy exigente con la mujer. Nosotras mismas somos muy críticas con las demás».

Jordán publica un libro de ejercicios para transformar el cuerpo en 21 días

Cuenta Jordán que en su casa ha respirado deporte desde pequeña. Su madre tenía un gimnasio y corría maratones, su padre es entrenador de fútbol y su hermano acabó trabajando en el Barça. Ella era muy inquieta y el ejercicio físico le ayudaba a canalizar los nervios... «Siempre estoy con la cabeza en todas partes», admite. Se recuerda como una niña «muy rebelde y muy auténtica». Su abuelo suele relatarle que en una semana tuvieron que llamar dos veces a los bomberos por sus trastadas... «Lo mismo me quedaba encerrada que les cortaba el pelo a las vecinas», ríe Patry. Luego llegó la separación de sus padres y su primera puesta en práctica del 'yo puedo con todo'... «No fue fácil, pero conseguí llevarlo bastante bien», confiesa.

Todo en la vida de esta mujer guarda relación con la fuerza de voluntad. Como cuando decidió que en una «familia de carnívoros» ella no quería comer carne. «No lo manifesté, lo fui integrando poco a poco. Era una forma de decir: 'yo controlo mi vida'». Ahora es plenamente vegetariana desde hace siete años. Con esa misma determinación renunció durante una década al baile, pese a que era su gran sueño. «Llevaba grupos de funky a competición y llegó un momento en el que no me gustó lo que transmitíamos. Al final no competían las niñas, sino las madres. Me sentí responsable, me enfadé conmigo misma y no volví a bailar hasta diez años después, cuando entré en el concurso de la tele».

Mentalidad empresarial

También renunció a permanecer en Los Ángeles como bailarina. «Quizás fui cobarde, pero decidí quedarme y construir en casa... Y no me ha ido nada mal». El primer vídeo lo subió a la red hace ocho años, «de una manera inocente -asegura-, nada que ver con lo de ahora, que todo el mundo quiere ser 'youtuber'». Le dieron hasta en el carnet de identidad...

Hoy, a sus 35, con pareja estable pero «de momento» sin hijos, la reina del fitness por internet ha ganado en «mentalidad empresarial» y ha aprendido a ignorar las críticas. Gurú e influencer son términos en los que no cree, pero sí siente la abrumadora responsabilidad de dirigirse a millones de personas... «Prefiero no pensar en los números y centrarme en los casos individuales -explica-, cuando gente que se siente muy perdida encuentra en mis consejos un poco de ayuda».

Temas

Youtube