Dani García gana una demanda de más de 400.000 euros por la compraventa de La Moraga

Dani García/
Dani García

El Juzgado de 1ª Instancia número 3 de Málaga condena al empresario Miguel Narváez por impago y uso ilegal de la marca

M. M.

Tras un proceso que se ha prolongado durante casi cinco años, Dani García ha ganado la demanda interpuesta contra Miguel Narváez. El Juzgado de 1ª Instancia número 3 de Málaga ha condenado al empresario «al cumplimiento de la obligación de pago del precio pendiente de los derechos de titularidad registral del nombre comercial y marca gráfica La Moraga, adquiridos en escritura de compraventa formalizada el 11 de enero de 2012, y en consecuencia se le condene al pago de la cantidad de 400.000 euros correspondiente al precio de la compraventa adeudado, más 8.258,25 euros de gastos de devolución de los cinco pagarés vencidos e impagados, más los intereses legales, y costas judiciales», según establece la sentencia, a la que ha tenido acceso SUR.

En enero de 2012, el cocinero marbellí llegó a un acuerdo con Inversiones Moscatel XXI SL y sus socios, Miguel Narváez, su mercantil Andalusian Gourmet Concept SL y Percufas SL, a cambio del abono de 473.600 euros en seis pagarés con vencimiento en diciembre de 2014. De ellos, sólo se abonó el primero. «Él vendió su parte y estos señores no sólo no le pagaron sino que lo que continuaron haciendo con la marca es totalmente ilegal», advierte el abogado que representa a Dani García en este caso, Fernando Huidobro (Iberia Abogados), en referencia al uso ilegal de la franquicia, abriendo locales de restauración con el mismo nombre comercial e incluso cediendo a terceros la utilización de la marca La Moraga para abrir dos nuevos establecimientos en Madrid y Frankfurt, en contra del acuerdo, como recoge la sentencia.

Ante el fallo, con fecha de 17 de mayo de 2019, cabe apelación ante la Audiencia Provincial de Málaga. Frente a ella, Huidobro ha anunciado a este periódico que llevará a cabo la ejecución provisional de la sentencia para garantizar el abono de la deuda. Confía en la resolución a su favor porque «está muy bien argumentada» y muestra su satisfacción no sólo por el fallo de la demanda sino también por algo que va más allá de la cifra económica: ratifica a la luz pública el incumplimiento del contrato y que Dani García «se fue del negocio por discrepancias con la gestión».

El tres estrellas Michelin prefiere guardar silencio hasta que exista una sentencia firme. Al igual que Narváez, que rehusó ayer hacer declaraciones ante la llamada de este periódico.