Cuando cada minuto cuenta

El docente Jorge Macías forma parte del grupo de investigación Edanya. :: ROCÍO SÁNCHEZ/
El docente Jorge Macías forma parte del grupo de investigación Edanya. :: ROCÍO SÁNCHEZ

El grupo Edanya de la UMA lleva doce años trabajando en un sistema de alerta que permite detectar tsunamis y anticiparse a los daños para salvar vidas

ROCÍO SÁNCHEZ MÁLAGA.

En tan solo seis o siete minutos, el investigador y profesor del Departamento de Análisis Matemático de la Universidad de Málaga Jorge Macías es capaz de detectar un tsunami y conocer el daño que este va a provocar en la costa. El sistema de cálculo que ha creado junto a su equipo de investigación, Edanya, permite elaborar simulaciones que antes tardaban una media de diez horas en realizarse.

Este trabajo que simula los efectos de un maremoto en tiempo real ha convertido a este grupo en el primer equipo europeo ganador del Nvidia Global Impact Award, un reconocimiento por el que recibieron el pasado mes de abril un premio de 100.000 dólares (unos 81.000 euros). Se trata de un galardón que hasta ahora no había salido de los centros más prestigiosos de Estados Unidos. «Éramos un candidato difícil porque ahora lo que está de moda es la inteligencia artificial», sostiene el investigador, quien se muestra feliz porque este reconocimiento haya ido directo hasta la UMA.

El logro fundamental de 'Tsunami Hy-Sea' - nombre que recibe el proyecto en el que llevan trabajando desde 2006- reside en la rapidez y precisión con la que se cosigue detectar los tsunamis, dando tiempo a reaccionar y minimizar el número de víctimas. «Cuando se trabaja en tsunamis el objetivo es salvar vidas», expone Macías, quien además añade que «también es importante saber cuándo debe ser cancelada la alerta. Es necesario hacerlo lo antes posible, pero sabiendo que no va a llegar ninguna ola posterior», matiza.

El proyecto, premiado recientemente a nivel internacional, se aplica ya en Italia y pronto estará en Chile

Otro de los éxitos de este software radica en el abaratamiento de la tecnología, ya que con unos 50.000 euros es posible crear un computador con una capacidad de cálculo impensable hace unos años. «Estados como Puerto Rico están empezando a utilizar este sistema, ya que antes no podían porque no tenían el equipamiento», defiende el profesor.

Además, otros países confiaron en el software mucho antes de ser premiado. «El sistema está siendo utilizado desde 2014 en Italia, en el INGV, pero también en Estados Unidos, en el Nacional Oceanic and Atmospheric Administration, y en el Joint Research Centre de la Comunidad Europea», declara Jorge Macías. Ahora instalarán su sistema de cálculo en Chile, país que visitaron en el mes de diciembre. «Ahí supone un reto mayor porque cada cinco años aproximadamente tienen tsunamis importantes», relata el investigador.

Sin embargo, no es necesario irse tan lejos para hacer uso de este sistema de alertas. Tal y como sostiene el investigador, ninguna parte del mundo está exenta de sufrir un tsunami. «Andalucía tiene dos zonas de distintas características sísmicas, una en la parte de Málaga, donde las fuentes sísmicas provienen sobre todo de Argelia», expone.

Riesgo en Andalucía

El último tsunami de cierta importancia para Málaga ocurrió en 2003, cuando un maremoto que tuvo lugar en Argelia provocó olas de hasta un metro y causó daños importantes. En Almería y Málaga, pese a que la ola se notó, se pudo controlar a tiempo. «El riesgo en Andalucía no es muy grande, aunque si ocurriera, este sistema puede funcionar», subraya Macías. La tarea no es fácil, ya que en 40 minutos hay que conseguir evacuar las costas y dar la voz de alarma. Actualmente, según el investigador, España no cuenta con la preparación suficiente para evitar una catástrofe, ya que «los tsunamis no están catalogados como un riesgo de primer orden». «La transmisión de la información del sistema de alerta español a Protección Civil y posteriormente a la población no es eficaz», afirma el matemático.

Sin embargo, la tarea pasa por concienciar a la población de que en cualquier momento puede ocurrir un tsunamiy hay que saber cómo actuar para mantenerse a salvo y reducir el número de víctimas.

Este proyecto, financiado por el Plan Nacional, ha conseguido colocar en primera línea la investigación malagueña, demostrando que el trabajo en equipo supera cualquier barrera. No obstante, Macías afirma que «en España nunca habrían obtenido reconocimiento».

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos