Convivencia y gestión positiva de la diversidad

La Tribuna de Acción Solidaria

Gracias al Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural, los espacios públicos de Bailén-Miraflores se convierten en lugares de cooperación

CARLOS GIMÉNEZ
CARLOS GIMÉNEZDirector científico del Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI)

Cada vez de forma más intensa, el abordaje pacífico y positivo de las diversidades culturales, religiosas, de género y funcional, se presenta como un reto clave en el mundo. La esfera local, de las ciudades y municipios, es especialmente relevante y estratégica puesto que la convivencia se construye en la cercanía y lo cotidiano. En estas notas queremos mostrar cómo Málaga está haciendo un aporte en este sentido.

El Ayuntamiento de Málaga, la Obra Social 'la Caixa' y ACCEM, desarrollan el 'Proyecto de Intervención Comunitaria Intercultural (ICI) en el Distrito de Bailén-Miraflores desde julio de 2014. Se trata de uno de los distritos más poblados de Málaga, con más de 60.000 habitantes distribuidos en 29 barrios. La zona preferente de intervención abarca 12 barrios donde se concentran los mayores desafíos relacionados con la cohesión social, la convivencia y la gestión de la diversidad del territorio, como es el barrio de La Corta.

El proyecto aporta un enfoque –convivencia ciudadana intercultural– y una metodología –intervención comunitaria y mediación– que se ha validado en la praxis y que actualmente se desarrolla en 37 territorios locales de España. Impulsa la puesta en marcha de un Proceso Comunitario Intercultural en el que se favorece la participación y las relaciones entre los principales protagonistas –administraciones públicas, técnicos/profesionales y ciudadanía– y se organiza la comunidad para responder a las necesidades sociales y mejorar la convivencia y la cohesión social. En el Ayuntamiento, se impulsa desde el Área de Derechos Sociales, junto a la Junta del Distrito de Bailén-Miraflores.

El primer paso del proceso consistió en la construcción de un conocimiento compartido de la realidad de los barrios, con la participación de 169 personas, tanto adultos como niños, y que se recogió en la monografía comunitaria 'Compartiendo realidades'. A partir de esta mirada común, se construyó la 'Programación Comunitaria Intercultural', un pacto del territorio que permite visibilizar y reconocer las iniciativas, servicios o proyectos existentes, organizarlos para optimizar la intervención, evitando solapamientos y completando donde no se llegaba. Fruto de este esfuerzo, se hicieron, por ejemplo, jornadas públicas de presentación de los servicios y recursos del distrito, o una guía de recursos.

La programación también propone iniciativas innovadoras conjuntas para responder a los desafíos comunitarios identificados. Estas iniciativas innovadoras se orientan a la transformación y la recuperación de espacios públicos deteriorados para favorecer la participación de las familias y la mejora de la convivencia. En este contexto, y siempre como parte del proceso se impulsan acciones con un alto valor simbólico, como son el Día del Vecin@, una jornada festiva de encuentro y celebración de la convivencia ciudadana, o la Escuela Abierta de Verano, una propuesta amplia de ocio y tiempo libre educativo en época estival, ambas ya consolidadas en los barrios. Se trata de acciones estratégicas, que impulsan la participación.

Para hacer todo esto posible, el Proyecto ICI aporta un equipo comunitario dedicado a construir relaciones e impulsar, junto con los y las protagonistas del territorio, la organización de la comunidad, que se dota de unos espacios de relación estables. En Bailén-Miraflores se cuenta con un Espacio Técnico de Relación en el que se favorecen las relaciones colaborativas y las sinergias entre técnicos y profesionales de distintos ámbitos, tanto de la administración, municipal y autonómica, como de entidades sociales y privadas. Dentro de este espacio, existe una Mesa de Salud Comunitaria Intercultural muy activa, que se reúne todos los meses, y desde la que se elaboran conjuntamente estrategias para, por ejemplo, promover hábitos saludables y la salud emocional, o prevenir el sedentarismo o el consumo de drogas. Entre las actividades y productos de esta mesa destacan las caminatas saludables en el Parque del Norte, un recetario saludable y una agenda saludable.

Desde el Proceso Comunitario también se ha contribuido a visibilizar, poner en valor y reforzar la red de centros educativos Escuela Espacio de Paz, activa desde hace años y que actualmente agrupa a 13 centros, mayoritariamente del distrito. Con ello se despliega una línea acción específica en el ámbito socioeducativo, en clave de educación comunitaria. A partir de este espacio de relación, se ha creado una red de AMPAs que está facilitando la implicación de las familias con la educación y con el barrio.

La ciudadanía está jugando un papel crucial en la mejora de sus barrios. Desde hace más de un año, y en sintonía con el III Plan Marco Ciudadanía y Convivencia del Ayuntamiento, el proceso cuenta con un grupo comunitario en el que participan activamente la ciudadanía en representación de las asociaciones sociales o a título individual, y que acoge las diferentes expresiones socioculturales del territorio. Este grupo comunitario promueve la participación de la ciudadanía en su conjunto, teniendo en cuenta especialmente los intereses y las preocupaciones de la juventud, la infancia y de las personas mayores. De esta forma, los espacios públicos de estos barrios de Málaga están siendo escenario de lo que venimos denominado «encuentros improbables», esto es, espacios donde se ven y cooperan actores que raramente tienen esa oportunidad

Una vez al año, se reúnen los tres protagonistas de estos barrios malagueños en los Encuentros Comunitarios, donde comparten los avances del proceso comunitario. Se trata de un espacio horizontal de encuentro entre representantes de las administraciones, profesionales y ciudadanía, con un alto valor simbólico, y en el que se evidencian dinámicas de relación asertiva y de construcción conjunta. La información comunitaria y la comunicación son elementos estratégicos para favorecer la participación. Además de las hojas informativas compartir, se ha puesto en marcha un programa de radio semanal y se ha creado el perfil de Facebook 'Yo soy Bailén-Miraflores'.

Gracias a la colaboración de los residentes, de las instituciones y de los profesionales, el proyecto ICI en Bailén-Miraflores y el proceso comunitario intercultural al que sirve están en marcha y con fuerza, y son una espléndida contribución en un doble sentido: a la creación de convivencia y cohesión en Málaga y al conjunto de la sociedad española como una vía válida de gestión de la diversidad y de construcción de paz.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos