Diario Sur

La Junta desbloquea las obras de la variante de Arriate, paralizadas desde hace casi seis años

Estado actual de la vía, al 40% de su ejecución y con un presupuesto de 5,3 millones. :: v. melgar
Estado actual de la vía, al 40% de su ejecución y con un presupuesto de 5,3 millones. :: v. melgar
  • Tiene previsto reiniciar los trabajos de la nueva carretera, que se suspendieron en 2010 por falta de financiación, a finales de este año

A finales de este año las obras de la variante este de Arriate cumplirán seis años paralizadas y también a finales de este año, la Junta, según anunció ayer, tiene previsto reiniciar los trabajos de construcción de esta nueva carretera que conectará la MA-7403 (Arriate-Puerto del Monte-Setenil de las Bodegas) y la A-367, entre Ardales y Ronda. La vía, que cuenta con un presupuesto de 5,3 millones de euros, se quedó a medio hacer, a alrededor del 40% de su ejecución, poco tiempo antes de que terminase 2010, por problemas de disponibilidad económica, según explicaron por parte del Gobierno andaluz. Ayer, el consejero de Fomento, Felipe López, informó al Consejo de Gobierno sobre la reanudación de esta actuación, al igual que sucederá con otras en Andalucía, con una inversión total de unos 290 millones de euros. «Se prioriza aquellas (actuaciones) que fueron suspendidas por falta de financiación durante los años de la crisis y que se encontraban en un avanzado estado de ejecución», explicaron desde la Junta, al tiempo que apuntaron a que las obras de la variante de Arriate se financiarán, como estaba previsto, con fondos de la Unión Europea, ahora con el nuevo programa del Fondo Europeo de Desarrollo Rural (Feder), con el horizonte 2014-2020.

Cabe recordar que la Junta ya anunció la inclusión en los presupuestos de este año de fondos para terminar la variante de Arriate y para comenzar los trabajos de mejora de la carretera entre Gaucín y Manilva, una de las conexiones de la Serranía de Ronda con la Costa del Sol. En este último caso, la inversión será de unos seis millones y los trabajos se prevé que comiencen también a finales de año, posiblemente en noviembre. Para la variante este de Arriate el presupuesto por ejecutar ronda los tres millones de euros.

Déficit en comunicaciones

Aunque seis años después, el anunció de reactivación de las obras de la variante este de Arriate viene a aliviar, aunque las carencias son muchas, el déficit histórico que sufre la comarca de Ronda en materia de comunicaciones. La ciudad del Tajo demanda la mejora de la conexión con la capital malagueña y la de la vía con San Pedro de Alcántara, mientras que Benaoján y los pueblos del Alto Valle del Genal demandan el arreglo de las carreteras de acceso a estas localidades, entre otras reivindicaciones. Ronda también ha denunciado en múltiples ocasiones que es la única ciudad de su categoría en Andalucía que no cuenta con una conexión con autovía.

La variante de Arriate, con una longitud de seis kilómetros, permitirá eliminar el problema de tráfico que soportan a diario el casco urbano de Arriate y las pedanías de La Cimada y Los Prados, que dependen de Ronda. Se calcula que entre Arriate y Setenil de las Bodegas circulan unos 4.000 vehículos al día. Los camiones se ven obligados a recorrer aproximadamente 19 kilómetros más por Cuevas del Becerro.