Diario Sur

Los hoteleros reaccionan tras las críticas de Catalán sobre la precariedad del empleo

Turistas se registran a la llegada a un establecimiento hotelero
Turistas se registran a la llegada a un establecimiento hotelero / Álvaro Cabrera
  • Patronal y sindicatos tienden un puente para atajar este problema e intentarán sellar un pacto por la calidad laboral

La defensa por la estabilidad laboral y por la calidad de los empleos en el sector hotelero que realizó con vehemencia el presidente de AC by Marriott, Antonio Catalán, en el foro Lidera Málaga, que organizó el pasado miércoles la Diputación, Diario SUR y el AC Málaga Palacio, levantó ampollas e hizo mella. Tanto que en el mismo salón en que se celebró este evento, tras una intervención que ha dado el salto a todos los informativos a nivel nacional, el presidente de la Asociación de Empresarios Hoteleros de la Costa del Sol (Aehcos), Luis Callejón Suñé, y el responsable de Hostelería de Andalucía de CC OO, Gonzalo Fuentes, que asistieron al foro, decidieron tender puentes para poner freno a la precariedad laboral y buscar soluciones a aberrantes estrategias para reducir costes como la de externalizar el servicio de camareras de piso, que acaban cobrando un 40% menos de salario por trabajar más horas y más días, hasta el extremo de acabar cobrando tres euros por hora.

«Le dije que tenemos que ir de la mano para acabar con estas circunstancias», explicó Callejón Suñé, para apuntar que en la Costa la precariedad «no es tan alarmante» porque las plantillas están muy consolidadas y «porque los profesionales en general no vemos a los empleados como máquinas a explotar». Ambas partes coincidieron en que es el momento de tomar cartas en el asunto y de reaccionar. De hecho, el primer encuentro para organizar una mesa en la que dar los pasos para acabar con la inestabilidad laboral y avanzar hacia un pacto por la calidad en el empleo se producirá en unos días, tal y como confirmaron Callejón y Fuentes.

noticias relacionadas

Las posturas hasta ahora eran totalmente opuestas, sin embargo los resultados turísticos récord de los dos últimos y la recuperación de la rentabilidad en el último verano dibujan un nuevo escenario en el que las partes comparten que es el momento de priorizar en el empleo y de invertir en recursos humanos. «Tenemos que acabar con el discurso histórico de jugar los roles de buenos y de malos. Los empresarios somos conscientes de que los empleados son el alma de los hoteles y que un trabajador contento garantiza la satisfacción del viajero», señaló Luis Callejón Suñé. A lo que Gonzalo Fuentes apuntó que el sector se encuentra en un momento clave en el que hay que pensar en acabar con la fórmula, adoptada en mayor medida en la Costa y en capital por los hoteles de nueva creación de externalizar el servicio de camareras, pero también hay que atajar «y con urgencia», advirtió, la necesidad de dignificar los oficios de hostelería porque los jóvenes no ven futuro en el sector con las condiciones laborales que se les ofrecen.

Y lo peor es que, el destino malagueño, por su madurez, tiene que afrontar ya un cambio de generación de profesionales que comienzan a jubilarse y que no hay relevo. El panorama va incluso más allá de lo que supone la mejora de las condiciones laborales de los que ya trabajan o de los que se incorporan, sino de la necesidad imperiosa de tomar conciencia de que hay que invertir en recursos humanos con la misma naturalidad que se hace en la renovación hotelera.

Cambio de mentalidad

Fuentes insistió en que hay que hacerles entender a los empresarios «que estabilidad y calidad laboral no está reñida con la rentabilidad ni la obtención de beneficios. De hecho, el mejor ejemplo lo puso Catalán al señalar que el AC Málaga Palacio había ingresado cuatro millones de euros y tiene a toda la plantilla fija, con buenas condiciones y con la satisfacción plena del trabajador. Tanto que el otro día me decían las camareras de piso que quieren aprender inglés y que están dispuestas a ir a cursos porque están contentas con su empleo. Nada que ver con el trabajador que solo siente angustia».

Con contundencia, el responsable de CC OO apuntó: «hacen falta más meneos como el de Catalán para avivar las conciencias. No es admisible la jungla que hay en algunos hoteles en cuanto a condiciones laborales».

Por su parte, Callejón destacó que en la provincia la inestabilidad está más marcada por la estacionalidad, dado que las plantillas están muy consolidadas y apuntó que a nivel de salarios cuentan con el convenio con el sueldo más alto del país. «Estamos en un momento crucial porque el sector tiene que poner el foco en fidelizar a los viajeros y la mejor garantía para ello es prestar un buen servicio. Todos sabemos que un trabajador contento supone un cliente satisfecho. Vamos a ponernos a trabajar para acabar con esta situación», detalló. Y es que hay que recordar que parte del aumento de viajeros son turistas de prestado de los destinos competidores que la inestabilidad política y la inseguridad les ha sacado del mercado.

Esta circunstancia también favorece que haya llegado el turno de ponerse a trabajar en un asunto que distanciaba a la parte empresarial de la laboral y en la que hay que remar juntos porque el fin es clave para unos y para otros. «Es la hora de activar un pacto hotelero contra la precariedad», coincidían empresarios y responsables sindicales. La directora general de la cadena B Bou, María Herrero, tiene claro que al empleado hay que mimarlo si se quiere mimar al turista y bajo esta filosofía trabajan en estos hoteles boutique del interior de la provincia y de Sevilla.

La responsable de Hostelería de UGT Andalucía, Estrella Salas, insistió en que el sector tiene que poner freno a la inestabilidad. También exigió un mayor reconocimiento profesional. «La noticia tiene que ser todo el mundo trabaje por esa calidad de empleo que defiende Catalán». Y es que en la presentación del Plan Estratégico de Marketing Turístico Horizonte 2020, el gran proyecto para que el turismo andaluz asegure su éxito en los próximos años, se colaron los ecos de la voz que alzó el pasado miércoles el presidente de AC by Marriott sobre la imperiosa necesidad de acabar con las prácticas de crear empleos en precario. De hecho este asunto rivalizó en protagonismo con la gran hoja de ruta del turismo de Andalucía.

El presidente del Consejo de Turismo de la CEA, Miguel Sánchez, advirtió que las empresas han salido de un periodo de ocho años de crisis y que «ahora estamos en un momento clave de recuperar la credibilidad en el destino, lo que hace que las empresas vuelvan a tener beneficios, y eso los sindicatos parece que no queréis entenderlo. Ahora le toca al empleo».

También el consejero de Turismo, Francisco Javier Fernández, fue contundente: «crear trabajos y de calidad es un objetivo irrenunciable del Plan de Marketing Horizonte 2020 y que esperamos conseguir con el apoyo a las pymes». Catalán habló claro y alto. Ahora falta que el testigo llegue a la meta porque con ello ganará el turismo, la principal industria.