Diario Sur

El Ayuntamiento inicia los trámites para la reposición del entorno de Torremuelle

::El Ayuntamiento de Benalmádena ejecutará, de forma subsidiaria, las obras de reposición del entorno de la torre vigía de Torremuelle, alterado por varias modificaciones sin licencia realizadas por el empresario de un restaurante colindante. Después de que la Policía Local y varios vecinos avisaran de que el empresario no había puesto en marcha los trabajos necesarios para devolver la zona a su estado original, el Gobierno municipal informó del comienzo de los trámites administrativos para ejecutar las obras con cargo al empresario.

El propietario del local, que pintó de blanco algunas piedras centenarias y construyó una jardinera, un muro y varios bancos «para dar un aire ibicenco» a los alrededores de esta torre, construida en el siglo XVI y declarada Bien de Interés Cultural, se comprometió a iniciar las obras de reposición la semana pasada. Ante su inacción, el Ayuntamiento solicitará tres ofertas presupuestarias para restaurar este entorno histórico. Desde el Ejecutivo municipal aseguran que estos trabajos «perturbarían el calendario de tareas pendientes de los servicios operativos» municipales, por lo que se recurrirá a una empresa externa y las obras deberán ser pagadas por el empresario.

Expediente

El Gobierno presidido por Víctor Navas abrió un expediente en noviembre para reponer la legalidad urbanística. La empresa presentó alegaciones días después, aunque fueron desestimadas. En diciembre, el Consistorio solicitó a la empresa que devolviera el entorno de la torre a su estado natural en el plazo máximo de un mes. La mercantil volvió a hacer caso omiso a las exigencias municipales y presentó en febrero un recurso de reposición contra la resolución, por lo que el Ayuntamiento pidió a la Consejería de Cultura autorización para realizar las obras. La Junta dio luz verde al Ejecutivo local el 14 de marzo.

Tras otro recurso de reposición nuevamente rechazado, el Ayuntamiento recibió en agosto un escrito de la empresa propietaria del restaurante anunciando que iniciaría las obras el 15 de septiembre conforme a las directrices municipales, un compromiso que no ha cumplido. Las obras, que aún no tienen fecha de inicio, pondrán fin a años de denuncias vecinales por la alteración del entorno de una de las tres torres vigía de Benalmádena. Los vecinos consideran que el restaurante «ha vulnerado los valores culturales que representan esta torre vigía y su entorno».