El alcalde apuesta por sumar nuevos espacios turísticos para evitar problemas de masificación

Moreno, Campo Vidal, De la Torre, Pulido y García, antes de la apertura del congreso. /Salvador Salas
Moreno, Campo Vidal, De la Torre, Pulido y García, antes de la apertura del congreso. / Salvador Salas

Expertos avanzan, en un congreso internacional de inteligencia turística, el poder de los datos para ordenar y expansionar el turismo

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Los datos se convierten en el as con el que poder ganar la partida al reto de hacer frente a la turismofobia y al de planificar el desarrollo de las zonas turísticas, no tanto en base al crecimiento cuantitativo sino cualitativo. Así lo han avanzado expertos que se han dado cita en el congreso internacional de inteligencia turística, organizado por Next Educación y el Instituto de Estudios Cajasol, presididos por Manuel Campo Vidal y Antonio Pulido, respectivamente. Ambos, en sus intervenciones, destacaron la apuesta de Málaga por la transformación de esta ciudad de la mano del turismo y de la innovación en esta industria.

En la inauguración de este evento, que ha reunido a más de un centenar de asistentes, el alcalde de Málaga, Francisco de la Torre, explicó la andadura de esta ciudad en el uso de las tecnologías para mejorar la vida de los ciudadanos, lo que apuntó que repercute «lógicamente en quienes nos visitan, que además valoran y les gusta estos destinos que cuidan y contribuyen a tener un planeta mejor. Para España el turismo fue una gran palanca de desarrollo, y sigue siéndolo, pero hay que respetar los espacios que son elementos de atracción y que no deben perder esos valores ambientales».

El alcalde explicó las estrategias emprendidas para ganar la partida a la turistificación, destacando que precisamente en estos momentos la concejala de Turismo, Rosa Sánchez, está defendiendo en Helsinki la candidatura de Málaga como la única urbe española que aspira a ser Capital Europea de Turismo Inteligente. A lo que añadió la apuesta por sumar nuevos espacios de atracción de visitantes, entre los que mencionó el nuevo outlet de Plaza Mayor. «Es muy importante que haya más puntos de atracción para evitar que haya menos concentración y, en esa línea, seguimos trabajando en la policentralidad turística. Este es ele esfuerzo que hay que hacer para que la gente vaya a otras zonas y el outlet también tendrá elementos potentes. Se trata de sumar espacios para que la concentración sea menor en los espacios clásicos», dijo, para insistir en que el objetivo es «buscar la compatibilidad de los vecinos y de los turistas y a ello contribuyen las nuevas herramientas de inteligencia turística».

Campo Vidal, que abrió este congreso en el que expertos analizan, establecen un diagnóstico y señalan estrategias para actuar en el desarrollo turístico, destacó el poder de los datos, del Big Data, para reaccionar ante un contexto cambiante y a un ritmo vertiginoso. En este sentido, Antonio Pulido, que explicó que el turismo aporta el 15% del PIB a Andalucía y supone la llegada del triple de habitantes de la región, puso el foco en la necesidad de estar atentos al cambio del mundo y de aprender las nuevas herramientas de inteligencia artificial para hacer frente a ello. «Estamos en un momento de cambio en el que es importante adelantarnos en la oferta y en el conocimiento de la demanda. El Brexit, las relaciones comerciales con China o los países competidores que han vuelto al mercado son algunos de los muchos factores que pueden influir en el turismo en cualquier momento. Tenemos que estar preparados, sobre todo, en los destinos que como Málaga o la Costa del Sol viven del turismo», explicó.

Por su parte, Francisco García, vicerrector de la Universidad de Lleida, en su ponencia sobre «Turismo en el siglo XXI», dejó claro que la inteligencia turística contribuye a ordenar y expansionar formas diferentes del turismo e hizo hincapié en la necesidad de saber cuál es el punto de saturación de cada ciudad. Para ello dijo que es importante contar con «voluntad política y apoyo social para ordenar el turismo, no para combatirlo. Hay algunos lugares en los que nos hemos pasado ». Entre ellos advirtió de que en la Costa «hay localidades en las que el flujo de viajeros está muy por encima de las cifras de los residentes y de la capacidad de los mismos».

Y entre los numerosos elementos de cambio, Francisco Moreno, director general de Next Educación, abordó la quiebra de Thomas Cook y su impacto en esta industria, asegurando que la caída de este pionero en la touroperación y el segundo gigante en la comercialización de viajes viene a suponer para el turismo lo que representó la quiebra de Lehman Brothers. «El carácter sistemático de Thomas Cook va a provocar un giro total en el entramado de la comercialización que puede producir grandes vaivenes en los próximos años». La quiebra de Thomas Cook marca la muerte de una forma de entender las transacciones turísticas para dar paso al nacimiento de una nueva forma de producirse el tránsito de viajeros. Un ejemplo claro de la importancia de estar en la vanguardia para reaccionar ante un seísmo como la quiebra de este touroperador.