La excepción Calvo

ROSA BELMONTE

Lo de Carmen Maura es lo mismo de las francesas hartas del talibanismo MeToo. Le dice Maura a Luis Martínez que está todo descontrolado, que ya es hora de que las mujeres empecemos a relajarnos, que no nos damos cuenta de cómo han cambiado las cosas. Y es una mujer violada. Pero, oye, que vamos camino de Gilead y del sastre para que nos haga una capa roja. No es nada distinto de lo que la actriz contaba en el documental que le hizo Méndez Leite. Una siente respeto por las señoras mayores en general y algunas veces desprecio por las jóvenes, sobre todo por el empeño de estas en ver la realidad con gafas distorsionadas. No digo que lo que sientan Rita Maestre o Errejón por Carmena sea sólo respeto por su edad y sabiduría de Montaña Basura de Los Fraguel. También la verán como caballo ganador frente al caballo castrador que es Pablo Iglesias. Pero ahí está nuestra Carmen Calvo como excepción cultural a la sensatez de las señoras mayores.

 

Fotos

Vídeos