Siembra el pánico con un coche en la puerta de una discoteca de Estepona tras echarlo por fumar

Fotograma del vehículo al pasar por primera vez junto a la discoteca. / SUR

La investigación policial concluyó que el conductor era un joven de 23 años que, además, acabó fingiendo el robo del vehículo

JUAN CANO , CHARO MÁRQUEZ y ALVARO FRÍASMálaga

Había contratado un reservado en la zona VIP y debió de creer que tenía derecho a todo. Incluso a fumar. Un joven de 23 años ha sido detenido por la Policía Nacional en Estepona acusado de sembrar el pánico en la puerta de una discoteca con un coche después de que lo expulsaran del establecimiento. Posteriormente, habría fingido que le habían robado el vehículo.

Los hechos sucedieron a las 6.30 horas del 28 de julio en Mosaïc Music Club, situada en la avenida Juan Carlos I de Estepona. Todo comenzó cuando el personal de la discoteca descubrió al investigado fumando en el reservado y lo echaron del local. En la puerta, el joven supuestamente comenzó a amenazar a los porteros, profiriendo frases del tipo «os vais a enterar» o «no sabéis quién soy» .

Unos minutos después, un vehículo de la marca Mercedes, alquilado en un rent a car, apareció por la puerta de la discoteca circulando a gran velocidad sobre la acera. Tal y como se puede observar en el vídeo, al que ha tenido acceso SUR, el coche, que llevaba la matrícula tapada, hizo una primera 'pasada' junto a la entrada de la discoteca y estuvo a punto de atropellar a dos jóvenes, aunque frenó en el último momento y ellos saltaron para apartarse de su trayectoria.

A continuación, circuló hasta el final de la acera, bajó de ella, hizo una rotonda, tomó una calle en dirección prohibida y volvió a subirse a la zona peatonal. Nuevamente, el conductor al volante del Mercedes pasó a gran velocidad junto a la entrada de Mosaïc y, en esta ocasión, casi arrolla a una chica. Tras ello, se dio a la fuga. En la huida, acabó golpeando el vehículo de un taxista.

Según las pesquisas, le colocó unas toallas a las placas de matrícula para que no las identificaran

Según la policía, «condujo de forma temeraria en dirección a los porteros, poniendo en peligro sus vidas y la de los viandantes».

Los vigilantes de la discoteca y varios testigos avisaron inmediatamente a los servicios de emergencias, y más concretamente a una patrulla de la Policía Local que se encontraba en la zona. Los agentes dieron una batida por los alrededores y localizaron un vehículo con desperfectos compatibles con el golpe al taxi. Estaba abandonado en un paso de peatones, así que lo retiraron con una grúa y lo transportaron hasta el depósito municipal.

A partir de ahí, la Unidad de Delincuencia Especializada y Violenta (UDEV) de la comisaría esteponera se hizo cargo de la investigación. Los agentes, a la vista de lo que había sucedido en Mosaïc, empezaron por identificar a la persona a nombre de la cual se había contratado el reservado en la discoteca. El individuo al que los porteros echaron por fumar.

Cúmulo de indicios

Se dio la circunstancia de que ese mismo joven fue identificado tras el suceso por la patrulla de la Policía Local que había sido requerida por los porteros y los viandantes atemorizados por lo ocurrido. Aunque no fue detenido entonces, ya que los funcionarios no tenían nada sólido en ese momento contra él, para los investigadores de la UDEV sí que suponía otro indicio: estaba en el lugar.

Después del suceso, ese mismo joven se presentó en la comisaría de la Policía Nacional en Marbella para denunciar el robo del vehículo (el Mercedes) que había alquilado. Sin embargo, los agentes localizaron a testigos que situaban a una persona de sus mismas características físicas dentro del coche que hizo las 'pasadas' junto a la entrada de Mosaïc. Y más aún. También encontraron a testigos que vieron cómo colocaba unas toallas oscuras sobre las placas de matrícula del automóvil –para que no pudieran reconocerla– antes de dirigirse a la entrada de la discoteca.

Con todos estos mimbres, los agentes interrogaron al investigado, que según la policía «se contradecía en relación a la denuncia presentada por la presunta sustracción de su vehículo la noche de los hechos», lo que llevó a los investigadores a la conclusión de que decidió denunciar el robo «como pretexto después de abandonarlo en la vía pública».

Finalmente, el joven, español y vecino de Marbella, fue detenido por presunto delito contra la seguridad vial por conducción temeraria, amenazas, daños y simulación de delito.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos