Ciudadanos pide explicaciones al Gobierno por el cierre del caladero en Málaga

El caladero de la Axarquía está cerrado para la caputura de concha fina, coquina y chirla. /Sur
El caladero de la Axarquía está cerrado para la caputura de concha fina, coquina y chirla. / Sur

El diputado Guillermo Díaz pregunta si la presencia de bacterias fecales está relacionada con la falta de la depuradora de aguas residuales en Nerja

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

La polémica por el cierre de los caladeros de marisco en Málaga llega al Gobierno. El diputado de Ciudadanos por Málaga Guillermo Díaz ha solicitado al Ejecutivo una respuesta por escrito sobre el exceso de bacteria E. coli en las aguas de la Axarquía. En la exposición de motivos, el político malagueño denuncia que «una vez más» ha habido que cerrar caladeros, esta vez para la coquina y la concha fina por la alta concentración de bacterias fecales, y recuerda que La Caleta de Vélez es la zona más afectada y además uno de los mejores caladeros para estas especies.

Más...

«El E. coli es una bacteria que vive en el intestino humano, y hay expertos que vinculan la alta incidencia con la falta de depuración de aguas», comenta, y advierte: «Desde luego, el desastre de gestión sobre la depuradora de Nerja no ayuda a la buena depuración de aguas en la zona». Diaz recuerda que esta estación debería estar en funcionamiento hace tres años: «No sólo pagamos multas millonarias a Europa sino que además estamos contaminando el litoral. Muy probablemente haya una relación directa con el exceso de E. Coli en los caladeros cerrados».

Es por ello que reclama al Ministerio para la Transición Ecológica que aclare cómo afecta la falta de saneamiento en Nerja al exceso de bacterias fecales en a los caladeros cerrados. Asimismo, pide que aclare en qué punto están las obras de la futura EDAR de Nerja.

La zona de producción de marisco denominada And 308, comprendida entre Málaga y el Río Vélez, seguirá cerrada para la captura de la coquina, la concha fina y la chirla al menos hasta el lunes. La Junta de Andalucía ha realizado un nuevo muestreo en la zona para conocer si los niveles «anormalmente altos» de e-coli que muestran los últimos análisis microbiológicos (realizados el pasado 3 de julio), se corresponden con la realidad y por tanto no muestran cambios; o si ha podido producirse un error.