Advierten del riesgo de suicidio entre adolescentes por la dificultad de detectar los casos

Los adolescentes cambian de conducta rápidamente, por lo que la depresión no se detecta. /
Los adolescentes cambian de conducta rápidamente, por lo que la depresión no se detecta.

Se pone en marcha la web razonespararvivir.org para ayudar a las personas que se encuentran con este tipo de ideas

ALVARO FRÍAS

El suicidio es la principal causa de muerte no natural en España. De ahí la importancia de iniciativas como la que se desarrolla en el marco del programa Alienta, mediante el que se impulsa la prevención para que no se den este tipo de situaciones, y que ahora ha llevado su lucha a internet con la creación de una página web. Se trata de un salto al mundo digital, que es el hábitat de una de las poblaciones en riesgo de intentar acabar con su vida, como son los adolescentes, precisamente por la dificultad de detectar estos casos.

Así lo explicaba ayer durante la presentación de esta página la psiquiatra de Carlos Haya Lucía Pérez. En este sentido, expuso que el adolescente cambia de conducta rápidamente, por lo que la depresión no se detecta y aumenta el riesgo de suicidio.

El dato

95
Por ciento de las personas que deciden acabar con su vida padecen una enfermedad mental. La mayoría de los suicidios son consumados por hombres mayores de 65 años y los intentos de quitarse la vida los protagonizan los adolescentes y las mujeres sobre los 40 años.

Los problemas familiares o las rupturas de pareja, son los principales desencadenantes que se encuentran detrás de los casos de los jóvenes. Ellos son, junto con las mujeres que se encuentran en la cuarentena, los que más protagonizan los intentos de acabar con su vida.

Sin embargo, los consumados, suelen tener detrás a un hombre mayor de 65 años. Asimismo, la psiquiatra aseguró que más del 95 por ciento de las personas que llegan a quitarse la vida sufren una enfermedad mental.

Situaciones a las que suele contribuir la sociedad actual. En ella la soledad se ha incrementado. «Antes un abuelo era atendido por su familia, estaban pendientes de él, pero hoy en día esto ha cambiado muchísimo», apuntó el presidente del Teléfono de la Esperanza, Juan Sánchez.

Para evitar que estas situaciones se repitan, se puso en marcha de forma pionera en 2014 el programa Alienta, en el que participan instituciones y entidades como el Ayuntamiento de Málaga, el Servicio Andaluz de Salud, la obra social La Caixa y las asociaciones Justalegría y el Teléfono de la Esperanza. A través de esta iniciativa se ofrece una atención integral a las personas con ideas suicidas y a sus familias.

De hecho, éstos últimos son en muchos casos los primeros en percatarse de lo que está ocurriendo en casa. A través de la web razonesparavivir.org se dan consejos para detectar estas situaciones. Sánchez señaló que la persona que tiene esto en mente suele dar pistas, como comenzar a regalar sus pertenencias personales o hablar de las cosas que quiere que se haga cuando halla fallecido. «Más del 50 por ciento de las personas que lo consuman lo han hablado antes con alguien o lo han escrito».

Más datos

Para más información: A través de la página web: www.razonesparavivir.org

Jaime de la Torre, de la asociación Justalegría, insistió en la importancia de acabar con el hecho de que el suicidio sea un tema tabú. Éste es uno de los objetivos que también se persigue con la puesta en marcha de esta página web, en la que se dedica uno de los apartados a la prevención del suicidio, ofreciendo consejos a las personas con ideas suicidas y a aquellos familiares o amigos que tienen un caso de este tipo a su alrededor.

Mitos y realidades

También se abordan los mitos y realidades que giran sobre estas situaciones para informar a las personas que se interesan por ellas. Por ejemplo, en la plataforma se asegura que es falso que preguntar a una persona si está pensando en suicidarse pueda incitarle a hacerlo, ya que en realidad esto disminuye el riesgo de cometer el acto.

Por otro lado, el programa también busca formar a agentes para detectar estos casos o sensibilizar a diversos colectivos. Además, hay una iniciativa denominada Escuela de Fortalezas Personales.

De la Torre señaló que son aspectos como la curiosidad, el optimismo, la pasión por aprender o la autoregulación. Al respecto, manifestó que con un estudio realizado dentro de programa se ha determinado que las personas con ideas suicidas suelen tener estas fortalezas bajas, por lo que trabajándolas e incrementándolas se pueden prevenir estas situaciones.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos