Filipinas redescubre España

José Manuel de Torres sujeta el Código Civil de Filipinas. /
José Manuel de Torres sujeta el Código Civil de Filipinas.

Una asignatura hace revelar que el Código Civil de ambos países tienen un mismo origen y da lugar a un programa Erasmus

VICTORIA BUSTAMANTE

Han pasado muchos años desde que España y Filipinas mantuvieran una estrecha relación. Más de tres siglos de historia en común han dado lugar a lazos que aún nos unen como país y cultura, aunque no seamos conscientes de ello. Esto fue lo que descubrió José Manuel Torres cuando hace ocho años comenzó a impartir la asignatura de Derecho Civil en inglés. «Apenas había nada que estuviera en inglés. Entonces encontré textos de autores españoles traducidos y sentencias que utilizaban artículos del Código Civil español. Fue muy extraño, no entendía quien se había molestado en traducir al inglés todo este material», explica. Entonces reparó en que Filipinas había conservado el Código Civil español de 1889.

«El Código Penal que teníamos cuando se independizaron sigue vigente allí, el Código de Comercio también, la Ley procesal sí que ha cambiado un poco», desarrolla el profesor. «El Código Civil filipino actual es nuevo, del año 1950, pero ha copiado todo. Es curioso porque si se ven los artículos viene primero el número del artículo filipino y luego el número del artículo del Código Civil español. Están utilizando nuestro derecho traducido al inglés», aclara. Esta fue una gran sorpresa para Torres, que enseguida se propuso recuperar la relación con el país asiático. En materia jurídica, Filipinas tuvo mucha relación con España jurídicamente hablando, hasta los años 60 y el Tribunal Supremo Filipino estaba conectado con el español. «En dos generaciones prácticamente han cambiado de idioma y ya casi nadie habla español», asegura. Así fue como comenzó a recuperarse parte de la relación jurídica. De Torres comenzó a contactar con el embajador de Filipinas a quien propuso organizar en Málaga el primer Congreso Internacional de Derecho Filipino y Español, celebrado en 2017. Desde entonces se han ido sucediendo sus celebraciones entre Málaga y Filipinas, añadiendo cada vez más universidades colaboradoras.

Así se ha ido forjando una relación entre las facultades de derecho que ha ido más all á. Los alumnos de la UMA llevan varios años participando en un acuerdo Erasmus internacional con las universidades de Filipinas y Ateneo de Manila. Este año por primera vez y tras un acuerdo k-107, único en España, ocho alumnos filipinos y cuatro profesores vienen a la UMA. De Torres destaca que «lo importante de todo esto es que están redescubriendo España. Para la nueva generación es algo muy lejano, los abuelos hablaban español, pero ellos no. Veo que se han quedado sorprendidos, uno de ellos hasta se trajo una arrocera, porque no sabían a dónde venían, de España solo conocen Madrid y Barcelona. Todos están instalados en la residencia de la UMA y veo que están encantados, se han adaptado perfectamente, están disfrutando la experiencia y todos los profesores coinciden en que son alumnos ejemplares», revela.

«El Código Penal que tenían cuando se independizaron sigue vigente allí»

«Están redescubriendo España, para la nueva generación es algo muy lejano»

Cuando propuso este intercambio las universidades filipinas dudaron de la voluntad de los alumnos: «Me dijeron que sería muy difícil que quisieran venir aquí, porque por influencia donde quieren ir es a Estados Unidos. Entonces ofertamos cuatro plazas en cada universidad y hubo casi 25 solicitudes en cada una universidad», cuenta orgulloso.

Algunos de los alumnos y profesores coinciden con esta visión. Están muy contentos con lo que les ofrece la ciudad, están conociendo Andalucía y ven muy cercana la cultura y la forma de ser a la suya propia, más incluso que países cercanos como Japón. Además creen importante conocer las raíces de derecho de su país y su historia para ser más prácticos en el futuro.

Nuevos proyectos

Las sinergias no quedan ahí y desde la Facultad de Derecho han solicitado un proyecto capacity building Erasmus+. Consistiría en organizar cursos de verano para la formación de profesorado en Filipinas. Lo lidera Málaga, con un equipo donde participaría también la Universidad Deusto de Bilbao, Nova de Lisboa y Central College de Dublín. En la parte filipina participarían la Universidad de Filipinas, Ateneo de Malina, Universidad de San Agustín y Universidad de Samboanga. En esta última se habla español, un dialecto donde no se conjugan los verbos. Además participaría el Tribunal Supremo de Filipinas. Se impartirían cursos de actualización del derecho, conjuntamente con profesores españoles, filipinos, «tanto allí como aquí es una necesidad actualizar el derecho privado, creo que podemos trabajar conjuntamente porque tenemos un mismo derecho. Esto ha sido una historia de 350 años, la conexión ha durado hasta los años 60 y durante otros 30 hemos estados desconectados por culpa del idioma, pero ahora que volvemos a tener conexión es imparable, ya estamos trabajando en muchísimas propuestas», confirma el profesor que revela que ya hay despachos filipinos que buscan conectar con despachos españoles para empezar a trabajar juntos.