Un encuentro en cinco idiomas

Los alumnos se dividen en grupos para practicar diferentes idiomas. / FÉLIX PALACIOS
Los alumnos se dividen en grupos para practicar diferentes idiomas. / FÉLIX PALACIOS

La Oficina Welcome to UMA organiza un nuevo intercambio lingüístico para que alumnos locales y extranjeros se conozcan y conversen

ELENA CABEZA

No es fácil ser extranjero en un país nuevo ni integrarse plenamente en una cultura diferente. Tampoco lo es aprender otros idiomas a precio económico. Por ello, la Oficina Welcome to UMA organiza a lo largo del curso académico varios intercambios lingüísticos para que alumnos locales y foráneos se conozcan y conversen.

Si para unos es una oportunidad para conocer a la gente autóctona y hacer nuevos amigos, para otros es una forma de aprender y practicar idiomas sin tener que salir de la ciudad y sin desembolsar una gran cantidad de dinero. El único requisito para ambos es estar dispuestos a romper las fronteras que nos separan y sacar a relucir todo aquello que nos une. Y lo mejor de todo, hacerlo de una forma distendida y amena.

El formato es sencillo: los alumnos inscritos en la actividades se reúnen en un punto de encuentro y se dividen en grupos según el idioma que quieran practicar, que puede ser inglés, francés, alemán, italiano o coreano. Durante la primera media hora, los jóvenes conversan en una misma lengua sobre sus lugares de orígenes, sus gustos musicales, sus tradiciones o sus intereses, entre otras muchas cosas. Posteriormente, en la segunda parte del encuentro, los alumnos que quieran pueden cambiar de idioma e integrarse en un nuevo grupo.

En este intercambio lingüístico se pueden practicar idiomas como inglés, francés, italiano, alemán y coreano

Aunque la Oficina Welcome to UMA ya ha organizado varios de estos encuentros a lo largo del curso, el primer intercambio lingüístico del segundo semestre se celebró la semana pasada en la Sala Premier del Centro.

Estudiantes alemanes, polacos, filipinos, americanos y españoles, entre otros, se dividieron en grupos de cuatro, seis o incluso nueve. En total, medio centenar de alumnos locales y extranjeros se dieron cita en el centro histórico para conocerse, practicar idiomas y tomar algo.

«Es una actividad muy demandada. En principio se inscribieron casi 300 alumnos, pero sólo pudimos confirmar 50 porque es lo que permite el espacio», explica Estrella Lavado, coordinadora de la Oficina Welcome to UMA.

Titulaciones

Con respecto a las titulaciones de estos estudiantes, la mayoría pertenecen al ámbito de las Humanidades y las Ciencias Sociales, entre las que destacaban Filología, Traducción, Turismo y Comunicación. Aun así, alumnos de Medicina o Ingenierías también quisieron aprovechar esta oportunidad para mejorar los idiomas. «Me gusta participar en este tipo de iniciativas porque conozco a mucha gente que me puede aportar cosas nuevas. En un futuro me encantaría irme de Erasmus y creo que esto me abre muchas puertas», comentaba Gema Jaén, estudiante de Medicina.

En la misma línea, Robert Blaszczyk, un alumno alemán de Ingeniería Mecánica, destacaba la importancia de estos encuentros para «conocer a gente nueva con la que poder relacionarse luego», ya que acaba de llegar a la ciudad hace escasas semanas.

A lo largo de la tarde del miércoles, cinco idiomas distintos resonaron por las paredes de la sala Premier del Centro, en la que españoles y extranjeros compartieron mesa a través de un encuentro en el que pusieron en común planes y proyectos.