ENTREVISTA

Juan Vallejo: «Sería una locura que volvieran a pasar coches por el centro de Torremolinos»

Vallejo posa delante del Palacio de Congresos, donde la ACET tiene su sede. /A. G.
Vallejo posa delante del Palacio de Congresos, donde la ACET tiene su sede. / A. G.

El presidente de la ACET respalda la peatonalización y el proyecto de Intu, que considera que beneficiará al comercio local, y arremete contra el 'todo incluido' de los hoteles

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

El presidente de la Asociación de Comerciantes y Empresarios de Torremolinos (ACET), Juan Vallejo, analiza el estado del tejido empresarial y económico del municipio, donde vislumbra «grandes expectativas de futuro» por el proyecto de Intu y la peatonalización del centro. Vallejo considera «una locura» la posibilidad de reabrir la plaza Costa del Sol al tráfico de vehículos y critica las ofertas de 'todo incluido' de algunos hoteles, además de proponer la dinamización de la Casa de María Barrabino y la instalación de una gran pantalla en el centro donde proyectar películas y eventos deportivos.

-¿La peatonalización del centro de Torremolinos ha sido un acierto o un desastre?

-Estamos a favor de la peatonalización. Era una demanda generalizada. Ya hace 20 años contratamos un estudio que costaba más de dos millones de pesetas. El entonces alcalde (Pedro Fernández Montes) nos dijo que no, pero la Junta de Andalucía concedió una subvención por la mitad del coste con la condición de que el Ayuntamiento diese el otro 50 por ciento. Fui a hablar de nuevo con el alcalde, que no podía rechazar el millón de pesetas que la Junta daba a Torremolinos, así que se aprobó el estudio. Las conclusiones ya adelantaban que era necesario peatonalizar la plaza Costa del Sol. En la decoración no entro, porque a algunos les gustarán las farolas góticas y a otros, las vanguardistas. En la asociación hay diferentes opiniones, pero tenemos muy claro que había que peatonalizar la zona. Que vuelvan a pasar coches por allí sería una locura, aunque haya colectivos que hablen de la semipeatonalización. La gente que coge un coche y pasa por el centro de una ciudad no va al centro, sino que sólo lo utiliza para llegar a otro lugar.

-Del cero al diez, ¿en qué punto considera que se encuentra el estado de salud del tejido comercial y económico de Torremolinos?

-Ahora rondaría el cinco y medio o seis, pero con grandes expectativas de futuro. La plaza Costa del Sol será importante, como otros proyectos, aunque hay que mejorar la calidad del turismo. Estamos en contra del todo incluido en los hoteles. No podemos permitir que esa cuota vaya a más. He tenido conversaciones con directores de algunas cadenas y la rentabilidad no es tanta, pero llena los hoteles en temporada baja. No da dinero a nadie. Son turistas con bajo poder adquisitivo que no gastan fuera del hotel. No comen fuera ni compran ni utilizan hamacas.

-¿Cuál es la actuación más urgente sobre el comercio local?

-La plaza Costa del Sol. Será un referente que irradie buenas sensaciones al colectivo. Hay que buscar un motivo para darle vida a la zona, aunque haya atractivos genéricos como la gastronomía o algunos negocios de ocio. Hay que dar motivos a la gente para que salga a la calle. Nosotros proponemos que se instale una pantalla, como se hace en verano en la playa. La gente saldría a ver partidos de fútbol, de tenis, las vueltas ciclistas, los mundiales, las películas... Y luego saldrían de compras o tomarían algo por allí. Una de las cosas que nos preocupan es qué van a hacer con la Casa de María Barrabino. Ya tenemos un museo vacío. La casa podría ser un escaparate, un escenario para que haya un señor con un violín, o una orquesta. O puedes buscar a dos restauradores de gama alta, con jardines y luces. También puede servir para discursos de Nochevieja, Navidad... O mítines. Hay que darle valor, porque necesitamos esa dinamización cuanto antes.

-La ACET es uno de los principales aliados del centro comercial y de ocio de Intu. ¿No temen que el proyecto reduzca las ventas de los pequeños comercios de Torremolinos?

-Si Intu habla de 4.000 empleos directos, pongamos que mil son de Torremolinos. El sueldo medio está en 18.000 euros netos anuales. Multipliquemos esos mil puestos de trabajo por 18.000 euros netos al año. Estamos hablando de 18 millones de euros de capital circulante. La gente compraría, saldría a comer y beber... Cada año entrarían 18 millones gracias a Intu. Muchos piensan que el proyecto de Intu será un Corte Inglés, pero en realidad será una ciudad. Torremolinos tiene 69.000 habitantes. Por Puerto Venecia (el parque comercial y de ocio que Intu tiene en Zaragoza) pasan 20 millones de personas al año. Son 50.000 personas diarias. Es otra ciudad. ¿Cuántas personas salen a comprar en Torremolinos?, ¿mil, dos mil personas? En Intu van a entrar 50.000 personas diarias. Será como World Disney. Para recorrerlo harán falta dos o tres días. Calcule la cantidad de gente que va a quedarse en Torremolinos dos o tres días, hospedándose en hoteles del centro o la Costa. Nadie puede negar que el bien general será incalculable.

-¿Qué le falta y qué le sobra a Torremolinos?

-Tiraré por la calle del medio: falta que las camas de Torremolinos se llenen de gente con capacidad económica. Hace años que Málaga despertó y la gente de la capital ya no viene a Torremolinos, porque tiene lugares donde comprar o consumir, como Muelle Uno. Eso ha provocado que nos estacionemos. Hay que recuperar parte de ese turismo, pero desde la calidad.

-Usted que ha colaborado con los dos alcaldes, ¿con quién se queda: Pedro Fernández Montes o José Ortiz?

-Ambos tienen virtudes y defectos. Nuestros comerciantes tienen que mirar hacia adelante, no a la izquierda o la derecha. Los políticos, desgraciadamente, viven de sus partidos. No les duele lo que les debería doler Torremolinos. Lo ideal sería que hubiera menos carnet de partido y más interés por el municipio.

-¿Si usted fuera alcalde...?

-Por mi formación, mejoraría el comercio. Es un sector fundamental. ¿Hay alguna ciudad en el mundo que genere riqueza sin comercio? Generamos empleo. También reforzaría la seguridad, los aparcamientos y la limpieza. Hay que apoyar a los emprendedores y a las organizaciones empresariales. En mi junta directiva no hay políticos ni afiliados. Hay que mirar por el pueblo y por el comercio, porque en Torremolinos no hay grandes industrias. Vivimos del turismo y el comercio, pero las administraciones no cuentan con las opiniones de los empresarios como debieran, aunque somos el segundo sector que más aporta al PIB.

 

Fotos

Vídeos