Mata a un hombre en un bar de Fuengirola atacándole con dos botellas rotas

Imagen de archivo de Fuengirola./
Imagen de archivo de Fuengirola.

La Policía Nacional ha detenido al presunto autor de los hechos, un ciudadano británico residente en Mijas. El fallecido estaba en Málaga de vacaciones con su familia

Fernando Torres
FERNANDO TORRES

Estaban pasando la noche del jueves en un conocido pub irlandés de Fuengirola. Dos hombres que no se conocían previamente mantuvieron una discusión espontánea. En un momento dado, uno de ellos se marchó al baño de caballeros. El otro le siguió y, según ha informado la Policía Nacional, le asestó varios cortes en distintas partes del cuerpo, uno de ellos en el cuello, con dos botellas rotas. La víctima, un ciudadano irlandés de 55 años, alcanzó a salir del local hasta que se desplomó en la puerta y falleció a causa de las heridas.

El agresor trató de escapar del local pero fue retenido por el personal de seguridad hasta que llegó una patrulla de la Policía Nacional que lo arrestó en el acto. Se trata de un ciudadano británico con residencia en Mijas. Según han confirmado a SUR distintas fuentes consultadas, fueron los propios clientes del local, que presenciaron los hechos, los que pidieron ayuda al vehículo policial que estaba por la zona.

Los servicios sanitarios se desplazaron de inmediato al establecimiento y procedieron a practicar maniobras de recuperación, pero nada pudieron hacer por salvar su vida. Certificaron la defunción en la misma puerta del pub.

Tal y como han informado este viernes por parte de la Policía Nacional, tras las primeras investigaciones se desprende que el agresor y la víctima no se habían visto nunca y que la discusión se inició por el comportamiento errático del posterior atacante. Al parecer, el detenido estaba tratando de entablar conversación con distintas mujeres del local hasta que molestó a la acompañante del fallecido. Éste le llamó la atención y le pidió que desistiera, tras lo que, según varios testigos, el irlandés se marchó al servicio. La Policía Nacional ha precisado que el atacante empleó los cascos de dos botellas rotas de cerveza, una en cada mano, con las que produjo «muchos cortes».

Según ha podido saber SUR, el arrestado no tiene antecedentes penales y se mostró especialmente frío durante la detención y su traslado a dependencias policiales. El fallecido estaba pasando unos días de vacaciones en la Costa del Sol con su familia. Al parecer, según ha podido saber SUR, sus hijos estaban durmiendo en un apartamento vacacional cercano.