Policías y vecinos rescatan a un joven cuando trataba de suicidarse adentrándose en el mar en Caleta de Vélez

Imagen de archivo del puerto de Caleta de Vélez./Eugenio Cabezas
Imagen de archivo del puerto de Caleta de Vélez. / Eugenio Cabezas

Los agentes consiguieron convencerlo desde una embarcación de que desistiera de su actitud cuando se encontraba a media milla de la costa

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

Acto heroico el protagonizado por varios agentes de la Policía Local y Nacional y vecinos, en la tarde de ayer, al evitar el suicidio de un joven con problemas psiquiátricos que trataba de quitarse la vida nadando mar adentro desde la playa de Caleta de Vélez. Al parecer, según pudo saber este periódico, el joven, de 30 años, trató de suicidarse cuando unos familiares le comunicaron en un chiringuito en el que estaban sentados que tenía que ingresar en un hospital de salud mental de la capital malagueña.

Los hechos ocurrieron sobre las 17.27 horas, cuando el teléfono único de Emergencias 112 alertó de que Alejandro M. G., de 30 años y vecino de Caleta de Vélez, se encontraba «perdido aparentemente con un brote psicótico» al conocer que iba a ser internado en el Hospital de Salud Mental de Málaga. Los agentes de la Policía Local se encontraron junto al chiringuito El Chiringo, a la hermana y al cuñado del desaparecido en compañía de una patrulla del Cuerpo Nacional de Policía, quienes le comunicaron que se había adentrado en el mar sin que hubieran podido evitarlo.

Según ha podido saber este periódico, los agentes llamaron inicialmente a los Bomberos pidiendo una zodiac y a Salvamento Marítimo, aunque estos últimos se encontraban a cuatro horas del lugar atendiendo la llegada de unas pateras. Por este motivo, finalmente optaron por acercarse de inmediato al Puerto de Caleta de Vélez en busca de alguna embarcación a motor desde la que tratar de rescatarlo. Mientras tanto, llegó al lugar otro agente de la Policía Local, que estaba fuera de servicio, haciendo 'footing' por la zona.

Este último corrió hacia el chiringuito Rompeolas, a cuya altura divisó una lancha en alta mar. Tras reclamarle su presencia desde la orilla, acudió el ocupante de la embarcación, Salvador García, que resultó ser el propietario del establecimiento hostelero. Por su parte, los agentes que se dirigieron al Puerto de Caleta de Vélez lograron la ayuda de Antonio José Encinas, vecino de Mezquitilla, y Pablo Moyano, tripulantes del pesquero Juan Morente, en cuya embarcación se dirigieron al lugar.

A la espera de la llegada de los agentes de la Policía Local, un cuarto vecino, un joven de Madrid, Aitor P.A, y que paseaba con su kayak hinchable por la zona, se mantuvo junto a Alejandro M.G., que se había adentrado ya a más de media milla de la costa, unos 800 metros, tratando de convencerle de que subiera a la embarcación, al mismo tiempo que servía como punto de referencia de las embarcaciones que acudían al rescate.

Finalmente, el agente fuera de servicio llegó primero al punto donde se encontraba Alejandro, logrando convencerlo de que subiera a la embarcación. El hombre fue trasladado en ambulancia, «con síntomas de fatiga, totalmente extenuado y sin fuerzas», en primera instancia al Hospital Comarcal de la Axarquía, siendo custodiado en todo momento por miembros del Cuerpo Nacional de la Policía.

 

Fotos

Vídeos