El estudio de viabilidad sitúa en El Playazo de Nerja el futuro museo submarino

Panorámica de la playa nerjeña de El Playazo captada desde la zona de la torre de Macaca./Eugenio Cabezas
Panorámica de la playa nerjeña de El Playazo captada desde la zona de la torre de Macaca. / Eugenio Cabezas

La empresa encargada de redactar el proyecto considera que esta franja del litoral nerjeño reúne las mejores condiciones ambientales, sociales y de gestión para el proyecto

Eugenio Cabezas
EUGENIO CABEZAS

La playa nerjeña de El Playazo es la mejor ubicación para instalar arrecifes artificiales y un museo submarino que fomente esta práctica deportiva en Nerja. Ésta es la conclusión de los expertos contratados por el Ayuntamiento para elaborar un estudio de viabilidad de la iniciativa después de más de una década en la que el Consistorio ha venido anunciando su intención de promover este proyecto.

No en vano, se trata de un sueño al que lleva aspirando muchos años el colectivo de buceadores y empresarios turísticos: crear una zona con arrecifes artificiales en las costas próximas al paraje natural de los acantilados de Maro-Cerro Gordo para aumentar la biodiversidad y el atractivo turístico de esta franja del litoral malagueño. Sin embargo, hasta ahora había caído en saco roto, debido al rechazo de la Junta de Andalucía, como administración competente.

Por este motivo, el gobierno tripartito (PSOE, IU y EVA-Podemos), decidió avanzar en la elaboración de un proyecto, al considerar que se trata de una propuesta interesante en puntos concretos del litoral nerjeño. Las concejalías de Medio Ambiente, Playas y Turismo adjudicaron el pasado febrero la elaboración de un estudio de viabilidad que contemplara los aspectos medioambientales y legales, de cara a encontrar el emplazamiento más respetuoso con el medio natural para estos arrecifes artificiales, que permitirían crear un auténtico museo submarino, como los que ya existen en otros puntos del litoral español, como las islas Canarias.

Tras analizar las diferentes opciones, el estudio sitúa este equipamiento en El Playazo. La empresa encargada de los trabajos considera que esta playa es la que conformaría la mejor ubicación, según sus características medioambientales, socioeconómicas y de gestión. Con respecto a los arrecifes, estos podrían ubicarse en este mismo emplazamiento, además de en las playas de El Salón, en el extremo occidental de Burriana y en la de la Caleta en Maro, junto al paraje.

La alcaldesa nerjeña, Rosa Arrabal (PSOE), el concejal de Medio Ambiente, Jorge Bravo; y la edil de Turismo, Patricia Gutiérrez (PSOE), mantuvieron una segunda reunión con técnicos municipales y miembros de la empresa adjudicataria del estudio de impacto ambiental, para tratar aspectos como la viabilidad y el emplazamiento de los arrecifes artificiales. El estudio del medio desarrollado acerca de la viabilidad del proyecto 'Arrecifes artificiales y museo submarino de Nerja', concluyó con una primera propuesta de cuatro grandes áreas con capacidad para poder acogerlos.

Condicionantes

Bravo explicó que éste ha sido el resultado del primer análisis territorial realizado, teniendo en cuenta hasta siete condicionantes de carácter excluyente, «como son la presencia del espacio natural protegido de los Acantilados de Maro-Cerro Gordo (Red Natura 2000), la presencia de fanerógamas marinas protegidas, o de la Zona de Servidumbre Arqueológica de Torrecilla, entre otros condicionantes». En este sentido, indicó que continuarán con el proyecto partiendo de la idoneidad de la zonas seleccionadas. No obstante, aún se desconoce el presupuesto de la iniciativa, los plazos en los que se ejecutaría ni quién financiaría la actuación.

«Este proyecto, imaginativo y pionero para mejorar y proteger nuestras playas, a través de la creación de un espacio favorable para el desarrollo de la vida marina, pretende, de igual manera, incrementar la oferta turística fuera de la época estival, al mismo tiempo que se promueve el turismo sostenible de calidad y desarrollo económico municipal», dijo Arrabal. «El PP lo único que hacía era pedir y pedir a la Junta, Diputación y Gobierno Central... (si gobernaba otro que no fuese de su color), incluso aunque no fuese competencia, jamás tuvieron la iniciativa de hacer las cosas desde el Ayuntamiento», añadió.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos