La Fundación Bertelsmann aterriza en Andalucía con un proyecto pionero contra el paro juvenil

La elección del futuro trabajo, punto de partida del proyecto de la Fundación Bertelsmann./
La elección del futuro trabajo, punto de partida del proyecto de la Fundación Bertelsmann.

Se implantará en diez centros educativos de la comunidad

LALIA GONZÁLEZ

Su nombre tiene un halo de culto en el mundillo editorial europeo y ahora llega a Andalucía para poner en marcha un proyecto contra el paro juvenil que parte de la experiencia acumulada en esta materia el centro y el norte del continente. La Fundación Bertelsmann, que fundó Reinhard Mohn, creador del imperio mediático alemán del mismo título y Premio Príncipe de Asturias en 1998, lleva años asentada en España, pero sólo había desarrollado en nuestra comunidad medidas puntuales de equipamiento de bibliotecas.

TRES PASOS

Orientación. Ayuda rigurosa para escoger futuro profesional a los jóvenes, en los centros escolares, según sus capacidades y la orientación del mercado.

Formación Profesional. Fomento de la formación dual, propiciando acuerdos con empresas.

Tutorías profesionalizadas. Exhaustivo seguimiento de los jóvenes que cursen FP en el centro de trabajo .

Su proyecto actual quiere ir a la raíz de uno de los mayores problemas de la actualidad, el desempleo entre los jóvenes, y se implantará en diez centros educativos de las ocho provincias andaluzas, para extenderse después al resto de España tras dos años en el que se testarán los resultados. En Madrid y Cataluña se llevarán también a cabo experiencias similares.

La iniciativa se ha presentado en Sevilla, donde ya hay un centro seleccionado, y la próxima semana se dará a conocer en Málaga. La delegación andaluza cuenta con un responsable, Ignacio Bosque, y dos agentes «facilitadores» encargados de llevar a cabo en proyecto en las zonas oriental y occidental de la comunidad, en estrecho contacto con los c entros educativos.

Francisco Belil, vicepresidente de la Fundación, explica que se trata de inducir «cambios sociales positivos» y que se ha elegido el crucial tema del paro juvenil para analizar los factores que influyen y poner en práctica el conocimiento acumulado tanto en Alemania como en otros países nórdicos donde las tasas de empleo de los jóvenes son muy elevadas: «qué hacen ellos bien y cómo aprovechar todo el 'konwhow' acumulado».

El punto de partida es la orientación profesional. Belil considera que «no hemos dado la importancia que merece a la elección del futuro profesional de los jóvenes, cuando , en realidad, deberíamos tratarlo de una forma profesional y estructurada». La Fundación Bertelsmann ha editado una guía que se va a facilitar a centros, padres, empresas y profesores, que sistematiza la información adecuada para ofrecer una orientación de calidad a los jóvenes, de modo que se tenga en cuenta tanto las cualidades, el talento y las competencias de cada alumno como las necesidades futuras del mercado laboral. Belil se marca como objetivo «que no haya ningún joven de Andalucía que no haya tenido la oportunidad de recibir orientación profesional de calidad». «El azar, afirma, no puede marcar el camino».

Alianza con empresas

Un segundo paso en este camino hacia el empleo juvenil es el fomento de la formación profesional dual, por medio de alianzas con las grandes empresas, para que éstas a su vez impulsen a sus proveedores y clientes para acoger a los jóvenes en prácticas.

La Fundación Bertelsmann plantea crear una «Alianza para la Formación Profesional Dual» que acerque las empresas a los centros educativos, ofreciendo plazas de prácticas a los alumnos que opten por estos estudios, cuyo prestigio se busca impulsar. A la vez, tiene en marcha un estudio, a cargo de una cátedra de Berna, en el que demostrar en cuánto tiempo una compañía recoge los frutos de su inversión en la formación de un aprendiz.

Por último, se buscan tutores dentro de las empresas que hagan un seguimiento eficaz de los estudiantes. Bertelsmann dará formación a los responsables.