El convento de San Andrés se queda sin uso al llevarse Marbella el museo previsto en él

Urbanismo analizará en los próximos meses cómo recuperar lo que queda del edificio, que se mantiene en pie a duras penas

JESÚS HINOJOSAMÁLAGA
Solo se conservan parte del claustro y una galería que pudo ser el refectorio del convento, aunque muy deteriorado. :: Fernando González/
Solo se conservan parte del claustro y una galería que pudo ser el refectorio del convento, aunque muy deteriorado. :: Fernando González

El convento de San Andrés, junto a la iglesia del Carmen, o mejor dicho lo poco que queda de él, se le sigue atragantando al equipo de gobierno municipal tras más de una década sin poner en marcha el proyecto para rehabilitarlo y darle uso. Hace ya un año y medio que desde el Ayuntamiento se anunció que albergaría el Museo de Arquitectura y Diseño Contemporáneo (MAD), un espacio promovido por el grupo empresarial Imnova que mostraría autores y obras emblemáticas de la arquitectura y el diseño desde finales del siglo XIX hasta la actualidad. Sin embargo, el privado que iba a desarrollar esta actuación, de forma que el Consistorio no tenía que echar mano de sus arcas para costear la obra, firmó el pasado mes de abril un acuerdo con el Ayuntamiento de Marbella para llevar a cabo el mismo museo en el convento de la Trinidad de esa ciudad, lo que deja sin destino al antiguo cenobio carmelita de la capital.

El coordinador municipal de Ordenación del Territorio, José Cardador, reconoció que en estos momentos no está claro cuál va a ser el uso del convento de San Andrés, pero resaltó que este asunto está marcado como prioritario para la agenda del nuevo curso político. «Es un tema que queremos tratar en el arranque del curso para definir en primer lugar qué usos queremos que tenga el convento», explicó Cardador.

Equipamiento cultural

Hasta la aparición del proyecto del MAD, los responsables municipales habían barajado darle un uso social y ciudadano a lo que queda en pie del convento, una vez rehabilitado. En ese sentido, incluso anunciaron la intención de compaginar el destino museístico de la edificación con la realización de un centro de interpretación sobre la figura del general Torrijos, que pasó en el convento sus últimas horas de vida antes de ser fusilado en la cercana playa de El Bulto el 11 de diciembre de 1831, y un equipamiento de barrio. Sobre esto último se ha planteado la posibilidad de que ceder un espacio a la Archicofradía de Nuestra Señora del Carmen Coronada para que habilite su casa hermandad.

Tras la realización del mercado del Carmen y la nueva calle y plaza generada en su entorno, la zona ha experimentado una mejora que acentúa todavía más la imagen de degradación que ofrecen las ruinas del convento, que llegó a ser en su tiempo uno de los más importantes de la orden carmelita en toda la Península. Vecinos y comerciantes de la zona comprueban a diario cómo se agrava el deterioro del inmueble, y lamentan que pueda terminar cayéndose pese a las actuaciones desarrolladas en los últimos años por la Gerencia Municipal de Urbanismo para procurar preservar algunas de las partes más significativas de la construcción, lo que ha supuesto un coste cercano a los cuatrocientos mil euros.

El desaparecido convento de los carmelitas descalzos en Málaga data de finales del siglo XVI.

Fotos

Vídeos