El picudo de los eucaliptos

El Ayuntamiento detecta una plaga del 'psílido del escudo', un insecto que succiona la savia de las hojas y que puede secar los árboles

HUGO SIMÓNMARBELLA
Ejemplares de eucaliptos infectados por el 'písido del escudo' en la zona de Guadalmina./ JOSELE-LANZA/
Ejemplares de eucaliptos infectados por el 'písido del escudo' en la zona de Guadalmina./ JOSELE-LANZA

El picudo rojo, el pequeño escarabajo que coloniza y destruye desde hace varios años las palmeras de la ciudad, no es ya el único enemigo que, en forma de plaga, ataca a los árboles del municipio. El Ayuntamiento de Marbella ha detectado en un importante número de eucaliptos de la localidad la presencia del denominado 'psílido del escudo', un insecto que succiona la savia de sus hojas, afectando a su follaje, y que puede llegar a secar ejemplares por completo cuando en ellos se instala una población numerosa de esta especie.

El primer síntoma del ataque del 'glycaspis brimblecombei', nombre científico del insecto, es la defoliación del eucalipto, la caída prematura de sus hojas. Fue la primera señal identificada por la Delegación de Parques y Jardines, cuyos técnicos, al analizar los árboles que mostraban estos signos, descubrieron la colonización llevada a cabo por parte del 'psílido del escudo'.

Su detección no es compleja, dado que la ninfa de este insecto construye en las hojas del eucalipto un escudo protector -de ahí su denominación- de color blanquecino y en forma de cono bajo el que permanece hasta convertirse en adulto. Se trata de una estructura formada con la sustancia azucarada que secreta al alimentarse de la savia.

Estudio de la plaga

La plaga es la primera de esta especie que infecta a los eucaliptos de la ciudad, según explicaron fuentes municipales, por lo que el Consistorio se ha puesto en contacto con otras administraciones locales, como el Ayuntamiento de Sevilla, para recabar más información en relación con el ataque del 'psílido del escudo', cuya acción afecta en la localidad tanto al parque público como al privado. Por el momento no ha muerto ningún ejemplar, por lo que el equipo de gobierno trabajará en el estudio de la evolución de la plaga durante la temporada invernal antes de aplicar medidas más drásticas. «El tratamiento químico constituye siempre la última solución, sobre todo en cascos urbanos», subrayan desde Parques y Jardines.

La actuación podría llegar demasiado tarde, a juicio del biólogo Jesús Mackintosh, que estima que más del 80 por ciento de los eucaliptos de San Pedro Alcántara se encuentran ya infectados por el 'psílido del escudo', una especie que mide entre uno y cinco milímetros de longitud. «Se trata de una plaga moderna de una virulencia terrible que se ha visto además agravada por las altas temperaturas», señala el especialista, que explica que el frío, que no acaba de llegar en Marbella, termina con la vida del insecto. Mackintosh aboga por la necesidad de elaborar un protocolo de actuación urgente a nivel autonómico, dado que la infección se ha propagado por toda la comunidad.

El biólogo destaca que la destrucción de los eucaliptos puede afectar además a la fauna aviar que utiliza estos árboles como hábitat y demanda medidas por parte de las autoridades para luchar contra una plaga común en Australia, país de origen de los eucaliptos y de la primera aparición del 'psílido del escudo', pero que en la última década se ha extendido también por el continente americano y, presumiblemente desde el pasado año, por Europa.