¿Por qué me sangran las encías?

Me sangran las encías, ¿es grave?
/ Fotolia
  • Analizamos las causas que provocan el sangrado al cepillarte, las soluciones y los casos en los que debes acudir al especialista. ¡No lo dejes pasar y toma nota!

Ocurre en muchas ocasiones cuando escupimos después de lavarnos los dientes o cuando mordemos una pieza de fruta. Otras veces incluso ocurre de manera espontánea. Hablamos del sangrado de encías. No es el motivo más frecuente de las consultas de los dentistas malagueños pero sí un problema habitual por el que se suele pedir cita. ¿Sabes por qué ocurre, si reviste gravedad y qué hacer para evitarlo? Te ofrecemos las claves con el asesoramiento de Lucas Bermudo, presidente del Colegio de Dentistas de Málaga. Toma nota.

Bermudo aclara con contundencia para despejar dudas: "Una encía sana no sangra, en ningún caso es normal que ocurra y hay que buscar remedio", sentencia el especialista. ¿Por qué sangran? Para responder a esta cuestión hay que tener en cuenta que las causas que pueden provocar estos sangrados son muy variadas aunque sí es cierto que la más frecuente, a juicio de Bermudo, es la acumulación de placa bacteriana como consecuencia de una higiene "deficiente". Ese acopio de restos junto a las bacterias presentes en la boca hace que las encías se inflamen lo que se llama gingivitis. Esta inflamación de las encías es relativamente fácil de tratar pero, si no se remedia, con el tiempo podría derivar en una periodontitis -popularmente conocida como piorrea- y "provocar daños en la sujección de los dientes e incluso a la mandíbula", alerta el especialista.

Otras causas por las que sangran las encías

Aunque en la mayoría de los casos el sangrado de las encías se debe a la placa bacteriana, también puede deberse a otras causas. Aquí avanzamos algunas de ellas:

-Un cepillado excesivamente enérgico.

-Prótesis mal ajustadas.

-Déficit de vitamina C o K. "Fundamentalmente la k", matiza el experto.

-Durante el embarazo, por cuestiones hormonales, también pueden producirse sangrados de encías. En esos casos habrá que asegurarse de que la gingivitis es transitoria y motivada efectivamente por la gestación.

-Por los efectos de medicamentos o tratamientos de quimioterapia o radioterapia.

-Enfermedades como la diabetes o leucemia.

-Hábitos como el tabaquismo o el alcohol.

-Estrés. Los estados de ansiedad o estrés en los que la persona aprieta los dientes en exceso también puede afectar al sangrado.

¿Qué hacer si me sangran las encías?

Una vez detectado el problema hay que buscar soluciones. Como en la mayoría de los casos el sangrado de encías se produce debido a una gingivitis Bermudo recomienda, en primer lugar, mejorar la higiene bucal. El primer paso sería pues pulir la técnica del cepillado. "Puede ser que con las prisas diarias el cepillado dure muy poco tiempo y que además nos dejemos partes sin cepillar. También puede afectar el tipo de cerda usado o si el cepillado es demasiado fuerte", puntualiza. Por ello es recomendable una buena limpieza que elimine los restos de comida, apostar por un cepillo blando y controlar la fuerza del cepillado. Otra recomendación, antes de acudir a un espialista, es cambiar la pasta dentífrica usada: "podemos adquirir una específica para encías. Las hay que ayuda a disminuir la inflamación aunque también hay que tener en cuenta que, si hay sarro, esta pasta no la eliminará", advierte Bermudo.

También es importante matizar que nunca hay que abandonar el cepillado por el sangrado. "Hay tendencia a no darse en la zona donde sangra y eso es un error, hay que cepillar aunque se sangre", insiste.

Si al cabo de unos días el sangrado persiste pese haber modificado y mejorado la limpieza dental, es hora de acudir al dentista. "Es importante que un profesionar analice la causa del sangrado y ponga remedio. De esta forma evitaremos que el sangrado vaya a más, se agrave y dañe la sujeción de los dientes", concluye.

Recibe nuestras newsletters en tu email

Apúntate