La Junta reabre al tráfico otro tramo de la carretera A-377 entre Manilva y Gaucín

El delegado provincial junto a los alcaldes de Manilva, Gaucín y Algatocín. :: ch. márquez

Los alcaldes de los pueblos afectados destacan el beneficio que supondrá para la economía de sus municipios

CHARO MÁRQUEZMANILVA.

Manilva, Casares, Gaucín y Algatocín, son los cuatro pueblos que se verán más beneficiados por la reapertura ayer del tramo de la carretera intercomarcal A-377 entre Manilva y Gaucín, dentro de la actuación global que se está llevando a cabo en esta vía desde enero y cuyo presupuesto supera los 4,3 millones de euros.

El delegado territorial de Fomento y Vivienda, Francisco Fernández España, procedió ayer a la reapertura del tramo entre los puntos kilométricos 4,700 y 29,200, que habían permanecido cortados temporalmente por la ejecución de las obras. Fernández España explicó que las obras se encuentran actualmente al 80% de su ejecución y que esta actuación, adjudicada a la empresa Masfalt, supone la generación de 20 empleos directos y la mejora de 26,6 kilómetros, prácticamente la totalidad de la carretera, que consta de 29 kilómetros. Aunque está permitido el tráfico hay que respetar las limitaciones de velocidad pues continúa las obras. El delegado agradeció a la empresa la celeridad de los trabajos que han permitido adelantar la apertura de este tramo y del anterior, entre el cruce de la autopista AP-7 y la intersección de Casares. Queda pendiente de ejecución el tramo inicial entre Sabinillas y Manilva, que se acometerá a partir de la segunda quincena de septiembre. Los alcaldes de Casares, José Carrasco, el de Gaucín, Pedro Godino, y el de Algatocín, José Manuel López, destacaron la importancia de esta vía para el desarrollo económico de su comarca. Carrasco apuntó que sus municipios estaban «prácticamente aislados por el mal estado en el que se encontraba esta carretera durante décadas». La A-337 conecta el Valle del Genal, en la Serranía de Ronda, con la Costa del Sol y cuenta con una intensidad media de tráfico de unos 1.600 usuarios diarios. Esta actuación beneficiará a una población superior a los 25.000 habitantes ya que se trata de la conexión natural entre la costa y la serranía, no sólo para los vecinos de la zona sino para el turismo.

Fotos

Vídeos