La UMA y el CSIC concentran en Teatinos la investigación básica en hortofruticultura

Los operarios ultiman detalles en el nuevo edificio, como es el rótulo, que se colocaba esta pasada semana. /Álvaro Cabrera
Los operarios ultiman detalles en el nuevo edificio, como es el rótulo, que se colocaba esta pasada semana. / Álvaro Cabrera

El nuevo edificio que se ha levantado en la ampliación se entrega en septiembre, mientras que los ensayos de cultivos se mantienen en la finca de La Mayora

FRANCISCO GUTIÉRREZ y AGUSTÍN PELÁEZ

Unos operarios colocaban esta semana pasada las letras del cartel indicativo del nuevo edificio. En el interior otros trabajadores daban los últimos retoques a un edificio que ya debería estar terminado, pero que finalmente se entregará a la Universidad a principios de este próximo mes de septiembre. Es la nueva sede para el Instituto de Hortofruticultura Subtropical y Mediterránea que ha levantado la Universidad de Málaga en terrenos de la ampliación del campus de Teatinos, junto al edificio El Rayo Verde y a los invernaderos levantados en esta misma zona. Aquí se va a concentrar toda la investigación básica relativa a los cultivos de frutas y hortalizas, que ahora se reparten la UMA y el CSIC en instalaciones universitarias y en la estación experimental de La Mayora, situada en Algarrobo Costa.

La obra de este nuevo edificio se adjudicó a finales de diciembre de 2015 a la empresa Vías y Construcciones por algo más de 5 millones de euros. La crisis económica afectó de lleno a este proyecto: previstos tres módulos y una inversión mayor, con aportación de la UMA y del CSIC, finalmente la obra ha sido asumida en exclusiva por la Universidad de Málaga, pero con un menor presupuesto, lo que obligó a reducir de tres a dos los módulos construidos además de eliminar muchas de las características planteadas en el proyecto original, como la estrategia bioclimática y medidas de eficiencia energética. Así, estaba prevista una cubierta vegetal, que podría actuar como aljibe. También se han instalado paneles solares para producir agua caliente y energía fotovoltaica.

Otra importante aportación de los diseñadores es que utilizan materiales ecológicos como el aislamiento de corcho natural y las pinturas sin compuestos orgánicos volátiles. El proyecto se modificó de manera que cuando sea posible o se entienda necesario se podrá levantar este tercer módulo que la crisis dejó en los planos. La obra debería haber estado terminada en marzo, según los contratos firmados en su momento, pero diferentes prórrogas solicitadas por la empresa han retrasado la entrega del mismo hasta este próximo mes de septiembre.

Zona de ampliación

En breve comenzará el traslado de los laboratorios y equipos que tiene el instituto en el edificio de I+D, situado junto a la biblioteca de la Facultad de Ciencias, en el campus de Teatinos. Además, en el nuevo equipamiento de la ampliación se van a instalar los laboratorios y personal que realiza investigación básica en la finca La Mayora, situada en Algarrobo Costa, en la que continuarán los invernaderos y fincas donde se realizan los ensayos.

El nuevo edificio del Instituto de Hortofruticultura se levanta en la zona de la ampliación, cerca del edifico El Rayo Verde y junto a un invernadero, de 360 metros cuadrados, que sirve de apoyo a la investigación del IHSM, aunque también está abierto a la utilización por organismos públicos o privados que necesiten sus servicios.

Más

Fotos

Vídeos