Mario Vaquerizo: «El acosador, a la cárcel, y la que se deja acosar, tonta es por no haber cortado el rollo»

Mario Vaquerizo, en Benalmádena este fin de semana. / Pedro J. Quero

El polifacético artista habló de todo y de todas con SUR antes de su concierto en la Sala Fortuna, en una entrevista en la que criticó la "dictadura de lo políticamente correcto"

Iván Gelibter
IVÁN GELIBTER

Mario Vaquerizo estuvo este fin de semana en Benalmádena. Acudió como líder de una de sus bandas, las Nancys Rubias, pero tiene muchas facetas: representante, actor, escritor, opinador, cómico, Dj y showman en general. La entrevista se realiza en un salón contiguo a la sala en el Hotel Torrequebrada, que se encuentra cerrado en temporada baja, lo que da la sensación de ser un edificio fantasma.

Las Nancys Rubias ya han empezado la prueba de sonido, y todo parece sacado de una escena del reality de Alaska y Mario. La 'Favor' tocando el teclado mientras se bebe una cerveza; la Juanpe tirado en un sofá pasando de todo; y el propio Mario dirigiendo todo mientras se recoge el pelo en una coleta. Le han salido algunas canas, aunque la vitalidad sigue siendo la misma. "¿Ya estáis listos, chiquitos?", nos pregunta. "Tengo solo unos minutos porque tengo mucho que ensayar, es la primera vez que voy a bajar al escenario en una jaula", señala con un pequeño atisbo de nerviosismo.

El concierto abría la nueva gira de las Nancys, y para ello eligieron la Sala Fortuna "por una cuestión de buen gusto" y querer perpetuar lo que marcó a varias generaciones que se sienten identificados "con este tipo de espacios" que están en peligro de extinción, como el Benidorm Palace.

Vaquerizo ya estuvo en Málaga hace unas pocas semanas. Fue el encargado de cerrar el Festival de Cultura Basura de La Térmica con una sesión de Dj, a la que acudieron centenares de personas. "Yo no tengo ningún problema con lo 'mainstream'; me encantaría que la cultura basura fuera más 'mainstream'", señala, aunque matiza. "A mí no me gusta el término de cultura basura, es como la baja y alta cultura. Todo es cultura, me gusta ir al Prado a ver la Mona Lisa (¿?) y las Meninas, y me gusta irme a casa de Sara Montiel y ver los retratos de sus fans que la decoraban".

Habla en femenino constantemente. Es una marca personal, y reconoce haber sufrido insultos homófobos pese a ser heterosexual. Cree que eso siempre ha existido, aunque se le han dado nombres distintos. Precisamente él es partidario de que las cosas no cambian, sino que se transforman. "Las youtubers de ahora como Soy una Pringada son las 'superstars' de Andy Warhol", apunta. Se le cambia el nombre y el formato, "pero el concepto sigue vigente y la actitud no cambia. Hay gente del siglo XXI que es una antigua; no es una cuestión de edad o de avance, sino de actitud", señala. "Estoy a favor de todo y no soy fundamentalista", asegura, al tiempo que destaca la importancia de la libertad de expresión. Sin embargo, sobre Cataluña es claro: "Ay no, no me metas en esos follones. Yo soy cómica, he venido a entretener. Mi opinión no es tan importante. ¿Sabes lo que ocurre? Que estamos en una entrevista que va a durar un rato y hay que editarla, y se puede descontextualizar".

Mario Vaquerizo se ve haciendo más realities en el futuro. "Es una cosa que me gusta, si no, no habría participado", afirma. "Tengo la suerte de que sin pretenderlo, mis ambiciones se han convertido en mi modo de vida". Sobre la fama él lo tiene muy claro: "Todos nos exponemos a la opinión pública, solo que yo tengo mejor gusto y un buen programa. Me pagan por ello y no me expongo a través de un Facebook o un Instagram".

No habla sobre Cataluña, pero sí del tema del acoso sexual en Hollywood. "Mira, de verdad, estoy harto de lo políticamente correcto. Los acosos están muy mal, pero también está mal permitir los acosos. El acosador, a la cárcel, y la que se deja acosar, tonta es por no haber cortado el rollo". A su juicio, ya lo dijo muy bien Ana Obregón hace unos días. "Habían tratado de hacerme un soborno y por aquí no. ¿Perdió la oportunidad de hacer una película? Pues hay gente que cree más en su integridad personal que profesional, pero no vengas después de 25 años a decirlo. No haber pasado por eso, qué necesidad. Es una opinión mía, pero ya no podemos decir eso, no podemos decir nada, es como cuando estaba Franco. La dictadura de lo políticamente correcto, según digas unas cosas, parece que están defendiendo el acoso. Yo condeno el acoso, y todo el mundo acosador debería estar en el cárcel, pero también las otras... qué tontas o qué listas son por haberlo permitido. Si me dan una torta yo me voy corriendo".

La entrevista está a punto de terminar. Pide ir acabando que tiene que ir a probar sonido. Antes de que eso ocurra, le pedimos a Mario que valore con una palabra o una frase a una serie de personas. "¿Puigdemont? ¿Ese quién es, el que se ha escondido en Bélgica?". Y este es el resultado de sus valoraciones, que no te puedes perder en este vídeo:

Fotos

Vídeos