Algoritmos para mejorar la conducción

Dos investigadores del grupo NEO, mientras realizan en un vehículo diferentes pruebas sobre movilidad. :: uma/
Dos investigadores del grupo NEO, mientras realizan en un vehículo diferentes pruebas sobre movilidad. :: uma

El grupo NEO de la UMA apuesta por la movilidad inteligente a para reducir atascos y contaminación

CARLOS J. MARTÍNEZ

Una de las cosas más tediosas que tienen que soportar cada día millones de conductores en todo el mundo son los atascos. De hecho, es de lo que más se suelen quejar. Por eso, los investigadores del grupo NEO de la Universidad de Málaga se han propuesto optimizar la movilidad vial, para evitar esa pérdida de tiempo, con el consiguiente ahorro de emisiones de contaminantes a la atmósfera.

«Realizamos estudios de movilidad sobre aspectos de la conducción que parecen normales, pero que la gente no tiene en cuenta y que podrían mejorarse. Se trata de análisis científicos para comprobar qué pasa en la ciudad cuando vamos en coche para crear rutas que permitan llegar antes a un destino con el menor consumo posible», explica Enrique Alba Torres, director del grupo NEO y profesor en la Escuela Técnica Superior de Ingeniería Informática de la UMA.

Pero, ¿cómo realizan el trabajo de campo estos investigadores de la Universidad de Málaga? «Analizamos multitud de variables al detalle, a través del microanálisis de datos, detectamos un problema y definimos metodológicamente un sistema inteligente para resolverlo», explica Torres. «Integramos el núcleo urbano como concepto dentro del ordenador, en su conjunto, y obtenemos patrones de tráfico a partir de sensores distribuidos por el entorno, además de datos de ruidos, de contaminación e, incluso, de multas, entre otros muchos», explica el investigador.

El grupo de investigación trabaja con coches que tienen cámaras, sensores y wifi para tomar datos Los sistemas bioinspirados toman como base el comportamiento de los animales

«El objetivo es llevar la eficiencia a la ciudad», asegura el profesor Alba Torres, quien señala que para conseguirlo trasladan el comportamiento de la naturaleza al ordenador. Inteligencia de enjambre, como la que utilizan las hormigas o las aves en sus desplazamientos, para desarrollar algoritmos complejos que hagan la vida más fácil. «Los sistemas de tecnología avanzada bioinspirados con los que trabajamos llegan adonde las técnicas tradicionales no pueden, resolviendo problemas que de otra forma sería imposible», asegura.

Observar la naturaleza

«En el año 1993, empezamos a trabajar en la resolución de problemas complejos basando la dichos cálculos en sistemas naturales, como por ejemplo en la resolución que hacen diferentes animales para encontrar comida o en el movimiento de las aves», explica Enrique Alba. «Los algoritmos se introducen en el ordenador y ofrecen soluciones a problemas. Son técnicas que pasan por encima de las técnicas habituales, que son las usadas por la mayoría de los investigadores todavía», añade.

Las iniciativas del grupo NEO buscan mejorar el tráfico, ahorrar tiempo y sobre todo disminuir emisiones contaminantes a la atmósfera. Quizás ahora parece una utopía, pero en pocos años la movilidad vial estará completamente informatizada y permitirá a los conductores ser más responsables con el medio ambiente.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos