La Costa advierte de una reducción en los niveles del agua de la Sierra de Mijas

Los técnicos de Emabesa, esta semana durante la bajada de una bomba en un pozo de Benalmádena. /Alberto Gómez
Los técnicos de Emabesa, esta semana durante la bajada de una bomba en un pozo de Benalmádena. / Alberto Gómez

El volumen de los acuíferos de esta zona, que abastece a cinco localidades, decrece cada año por la falta de lluvias y el consumo descontrolado

Alberto Gómez
ALBERTO GÓMEZ

La sequía comienza a generar problemas en la red de abastecimiento de algunas ciudades de la Costa del Sol. Aunque la situación no resulta tan extrema como en el interior de la provincia, las empresas municipales y mixtas de agua advierten de los bajos niveles que presentan los pozos que se surten de la Sierra de Mijas. Sus acuíferos ofrecen suministro a Torremolinos y a gran parte de Benalmádena y Mijas pueblo, además de Alhaurín de la Torre y Alhaurín el Grande. El volumen de sus aguas subterráneas decrece cada año, una situación agravada en los últimos meses por la falta de precipitaciones que en otros ejercicios han permitido que los acuíferos se recarguen parcialmente.

Las empresas dedicadas al abastecimiento en estas localidades se han visto obligadas a sumergir sus bombas para dotarlas de mayor profundidad debido a la reducción del nivel del agua y advierten del riesgo de que se produzca una sobreexplotación de los acuíferos en el futuro, cuando las extracciones terminen de superar a la recarga. El gerente de Aguas de Torremolinos, Pedro Peña, considera que el estado de los acuíferos resulta «preocupante» pese a los esfuerzos de las empresas responsables del suministro, que en los últimos años han puesto en marcha programas de sectorización para incrementar el rendimiento, búsquedas de fugas o cambios de redes para mejorar la eficiencia, entre otras medidas.

La sierra tiene una extensión cercana a los 80 kilómetros cuadrados y abastece de agua a una media de 250.000 habitantes, una cifra que se multiplica en verano, cuando Torremolinos, Mijas y Benalmádena triplican su población. El evidente desequilibrio entre consumo y recarga provocó que las adjudicatarias del servicio (Aguas de Torremolinos, Emabesa en Benalmádena y Aqualauro en Alhaurín de la Torre) encargaran en 2014 un informe al Centro de Hidrología de la Universidad de Málaga. Aquel análisis concluía que era necesario un recrecimiento del pantano de la Concepción para permitir la recarga de los acuíferos de la Sierra de Mijas. Este proyecto, una reivindicación que viene de lejos, garantizaría que se cubriera la demanda de la Costa del Sol Occidental y desbloquearía las transferencias hacia la Axarquía.

Eduardo Gómez, técnico histórico de Emabesa y adjunto a la gerencia, vaticina que, en caso de que la situación persista, «entraremos en un ciclo como el que vivimos en 1995». Por entonces los recortes superaron las seis horas diarias y el Gobierno central llegó a advertir de la necesidad de abastecer a la provincia con camiones cuba por la falta de lluvias y el consumo descontrolado de agua que agotaron los recursos.

Coste energético

Aunque de momento el escenario «no es alarmante», la Costa comienza a sumergir las bombas situadas en los pozos. El caso más reciente es el de Benalmádena pueblo, donde Emabesa ha tenido que sumergir unos cien metros su electrobomba para prolongar la capacidad de abastecimiento. El concejal de Medio Ambiente de esta localidad, Joaquín Villazón, reconoce que «la tendencia actual de sequía tiene como consecuencia el agotamiento del único recurso hídrico que por el momento puede abastecer a este núcleo urbano». La bajada de estas bombas supone además un importante coste energético, como explican desde Aguas de Torremolinos: «Cuanta más profundidad tiene la bomba, mayor gasto de energía se produce».

La sobreexplotación de los mantos acuíferos que tiene lugar en años de sequía supone un fenómeno cada vez más extendido debido al cambio climático y la falta de precipitaciones. Aunque las actividades de regadío están reguladas y los hoteles han logrado en los últimos años consumir menos agua pese a registrar mayor ocupación, los expertos inciden en la necesidad de un consumo responsable tanto por particulares como por empresas.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos