Los lugares con afluencia de público tendrán que instalar desfibriladores

Los dispositivos se emplean para restablecer el ritmo del corazón en caso de parada cardiaca y hasta que llega la ambulancia

AGENCIAMÁLAGA.

Las grandes superficies, instalaciones de transporte y espacios deportivos deberán contar con desfibriladores para evitar muertes por infarto, según el decreto aprobado hoy por la Junta que obliga a instalar estos medios en lugares públicos fuera del ámbito sanitario. Estos equipos móviles se emplean en situaciones de parada cardiorrespiratoria para intentar restablecer el ritmo del corazón mientras llegan las emergencias sanitarias.

La norma, que sustituye a la vigente desde 2001, establece como principal novedad la disposición obligatoria de estos aparatos en grandes superficies comerciales minoristas, instalaciones de transporte de viajeros, espacios deportivos y establecimientos públicos con aforo igual o superior a 5.000 personas.

Respecto a los espacios públicos obligados a disponer de desfibriladores, las grandes superficies minoristas que se incluyen son las que tienen una superficie útil igual o superior a 2.500 metros cuadrados. Las instalaciones de transporte señaladas en el decreto son los puertos comerciales, aeropuertos, estaciones y apeaderos de autobuses o ferrocarril de poblaciones de más de 50.000 habitantes, así como las estaciones de metro con afluencia media diaria igual o superior a 5.000 personas.

Los espacios deportivos afectados son aquellos centros, complejos o instalaciones que tienen un promedio diario de más de 500 usuarios, mientras que se consideran establecimientos públicos todos aquellos en los que se celebran o practican espectáculos o actividades recreativas, con un aforo igual o superior a 5.000 personas.

La norma establece que cualquier persona podrá hacer uso de los dispositivos siempre que tenga conocimientos básicos que se puedan constatar tanto en esta materia como en técnicas de reanimación cardiopulmonar y soporte vital básico.

Fotos

Vídeos