El Cid vuelve a campear

Escritores y profesionales que participaron en la superproducción se reúnen en Madrid para rendir homenaje a la película Un libro rescata anécdotas del rodaje medio siglo después

ANTONIO ASTORGAMADRID.
El Cid vuelve a campear

Samuel Bronston presenta... y se hizo la luz en la Gran Vía. Fue una noche de 'glamour', entre candilejas y luces de neón, cuando España era un inmenso decorado de cartón piedra, prolongación de Hollywood, Imperio Bronston, polvo de estrellas, bienhallado Mr. Marshall. El 27 de diciembre de 1961, en el cine Capitol -uno de los pocos que aún perviven-, se estrenaba 'El Cid', la superproducción de Samuel Bronston dirigida por Anthony Mann, con Charlton Heston y Sofía Loren.

A la gala no acudió el jefe del Estado, convalenciente de un accidente de caza, brazo en cabestrillo, pero sí lo hizo su esposa, Carmen Polo, patrona del Niño Jesús del Remedio, a cuyo beneficio se dedicó el estreno. También acudió un tipo gallardo, gentil, grácil, bizarro, alto, cuyas caricias provocaban espolones en las mujeres a las que besaba: Charlton Heston.

Ayer, en el Museo de Cera de Madrid, en un saloncito que parecía una tienda de campaña del Cid, con el suspirillo de Frankenstein acordonando los cogotes de los allí presentes, se rindió homenaje al medio siglo de estreno, y rodaje en España, de la megalómana epopeya campeadora. «Aunque el Cid fuera un señor bajito, para nosotros el Cid siempre es Charlton Heston», resumió Víctor Matellano, coautor junto a Miguel Losada de un libro que evoca aquel temblor cinematográfico.

La obra 'El Cid' (T&B Editores) incluye un diario de rodaje y numerosas anécdotas como . aquella que recuerda que un caballo estuvo a punto de tirar a Charlton en Colmenar Viejo.

Andrea Bronston, hija de Samuel, el productor de la película, se emocionó: «Es un honor ser la hija de... Es un honor que todavía quede gente que trabajó con mi padre». Como Gil Parrondo, cartesiano del arte, 90 años, más de doscientas películas, dos Oscar, cuatro Goyas, que no olvida al tío Sam: «Hice todas las películas con Bronston, fue una época mágica, 'El Cid' es una de las más grandes, y fue un placer conocer y trabajar con Samuel». Y a su lado Julián Mateos, no menos clásico, jefe de atrezzo, que aún guarda los aceros de Rodrigo Díaz de Vivar, de Espartaco, el casco de Patton, museo viviente...

Enrique Herreros, prodigio enciclopédico, enhebró anécdotas de un rodaje que arrancó un 14 de noviembre de 1960 en uno de los platós de los estudios Chamartín. Anthony Mann quedó con Sofía Loren en que todas las mañanas, a las cinco y media en punto, ella le recogiera en su casa para repasar los diálogos. «Pero a Sarita Montiel le comían los demonios -recordó Herreros-. Una madrugada, Sarita empezó a sufrir un fuerte retortijón que alarmó a Tony Mann; despertó a la sobrina de la estrella para rogarle que bajara a casa del vecino -ella no tenía teléfono- y llamara a Enrique Herreros, que aún estaba considerado, entre otras muchas cosas, como su descubridor. Yo contesté al teléfono y sospechando que se trataba de una de sus consabidas 'saritadas', la mandé a la merdé». Al poco rato, la sobrina volvió a llamar y entonces llamó al médico de cabecera.

Sospechosa mejoría

Mann hizo esperar una hora a Sofía Loren (Heston no soportaba que llegara tarde), «y entonces Sarita sintió una súbita mejoría que hizo innecesaria la intervención del doctor. Esa noche, Mann decidió irse a vivir a un apartamento de Torre España». Víctor Matellano le pregunta: «¿Le ofrecieron a la Montiel el papel de Doña Jimena?» Y Enrique Herreros remata la faena: «Es como si Vicente Del Bosque me ofrece el puesto de ariete para la próxima Eurocopa».

Luis Alberto de Cuenca situó el Cantar de Mio Cid como la seña de identidad de nuestro pueblo. Para Martin Scorsese, 'El Cid' es una de las grandes cintas épicas de la Historia. Ayer, al Museo de Cera asistieron el actor Antonio Mayans, Enrique Cornejo, Juan Manuel de Prada y Nati Mistral, entre otros.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos