El peaje de Las Pedrizas costará tres euros y se prevén 15.000 vehículos al día

El peaje subirá a 4,60 euros para los vehículos ligeros desde junio hasta septiembre, la Semana Santa y la anterior a esta festividad

IGNACIO LILLO ILILLO@DIARIOSUR.ESMÁLAGA.
Ramal de conexión de la actual A-45 con la nueva autopista AP-46, en el Alto de Las Pedrizas, que está operativa a partir del próximo viernes, 28 de octubre. ::                             SALVADOR SALAS/
Ramal de conexión de la actual A-45 con la nueva autopista AP-46, en el Alto de Las Pedrizas, que está operativa a partir del próximo viernes, 28 de octubre. :: SALVADOR SALAS

El precio del peaje de la nueva autopista de Las Pedrizas (AP-46) ya es oficial. Cuando se abra al público, el próximo viernes, y durante el otoño, el invierno y la mitad de la primavera, el coste será de 2,501 euros más IVA (al 18%). Esto es, los ciudadanos de a pie tendrán que abonar un total de 3,05 euros, bien en metálico, con tarjeta o mediante telepeaje. Mientras, entre los meses de junio y septiembre, ambos inclusive, así como durante la Semana Santa y la anterior a esta festividad, el coste ascenderá hasta los 3,77 euros más IVA, o sea, 4,60 euros. El coste será mayor para los vehículos pesados.

Así lo anunciaron ayer los responsables de la empresa concesionaria, Sacyr y su filial Guadalcesa, durante una visita al trazado de la autopista y a los últimos tramos que también se pondrán en servicio esta semana de la hiperronda (desde la conexión con la autovía del Guadalhorce hasta Torremolinos). José María Orihuela, consejero delegado de Sacyr Concesiones y presidente de Guadalcesa, consideró que el precio está en la media de estas infraestructuras a nivel nacional y se ajusta al pliego del concurso convocado por el Ministerio de Fomento, que limitaba a una tarifa media y una máxima.

Al tiempo, recordó la modificación concesional que se realizó en diciembre de 2010 de acuerdo con el Ministerio de Fomento, por la cual se modificó el trazado para aumentar las medidas de seguridad, se modificó la ubicación de la vía de peaje y, a cambio, se amplió el plazo de la concesión, que es de 37 años (ampliable a 41).

La previsión inicial de uso es de 15.000 vehículos al día en ambos sentidos, según los responsables de la concesionaria, frente a los 50.000 coches de media que soporta la actual A-45, con un pico en verano que supera un 50% el volumen del invierno. A la vuelta de cinco años se estima que la intensidad de la autopista estará en el entorno de los 18.000, dadas las previsiones de crecimiento anual del tráfico que baraja la compañía. Ya en el horizonte de 2020 los cálculos elevan este volumen hasta los 20.000 usuarios al día. Estos mimbres llevaron al presidente de Guadalcesa a asegurar la rentabilidad de la nueva infraestructura.

Horizonte de crecimiento

Con todo, estas cifras están todavía lejos de su capacidad real, de entre 60.000 y 70.000 vehículos diarios, gracias a las características de la calzada, con dos carriles por sentido (tres en los puntos donde la pendiente supera el 4%); curvas muy suaves y altas medidas de seguridad, que permiten circular por el 100% del trayecto a la velocidad máxima genérica, de 120 km/h. De hecho, se puede recorrer de extremo a extremo en apenas quince minutos.

En cuanto al ahorro de tiempo en trayectos de largo recorrido respecto a ciudades que son grandes emisores de turistas, como Madrid, a juicio de Orihuela este será del entorno de media hora entre ambas capitales, «aunque si le unimos el efecto de la segunda ronda tendríamos ahorros de entre una y dos horas, porque evitamos el paso por la ronda actual y desembocamos en la zona de Torremolinos, especialmente en verano, en funcion de los atascos que habitualmente se forman». A ello, añadió el efecto del nuevo trazado de la autovía A-4 en Despeñaperros, que también supone un ahorro sustancial en el viaje desde el interior de la Península.

Segunda ronda

El recorrido de ayer también supuso la primera toma de contacto con los tramos que quedaban pendientes de la segunda ronda, y que se abrirán a las 10.00 horas del próximo jueves, 27 de octubre. Esta parte del trazado, que tiene cuatro carriles por sentido en toda su extensión, arranca en la intersección con la autovía del Guadalhorce (A-357), donde se conecta con el eje que ya está operativo desde hace un año; y continúa hasta Torremolinos, tras pasar junto a Alhaurín de la Torre. Como estructuras principales destacan dos: el doble túnel que atraviesa la sierra de Churriana, con cuatro carriles en cada dirección (es uno de los más anchos de España), 185 metros cuadrados de sección y 1.250 metros de longitud. Y un doble viaducto sobre el río Guadalhorce, de 840 metros de longitud.

Según las estimaciones del Ministerio de Fomento, la nueva circunvalación, que será totalmente gratuita, absorberá un tráfico estimado de 60.000 vehículos al día. Ello permitirá, sobre todo, descargar las actuales rondas este y oeste, que quedarán para tráficos internos. Tiene 21,3 kilómetros, que se recorren de extremo a extremo, desde La Virreina hasta Torremolinos, en solo doce minutos.