Nueve estudiantes de la UMA consiguen premios extraordinarios de fin de carrera

De arriba abajo, y de izquierda a derecha, Luis Alejandro López Agudo, Pablo García Barranquero, Mario Millán Franco, Daniel Parés Aguilar y Carlos Parés Pulido, cinco de los nueve premiados. /
De arriba abajo, y de izquierda a derecha, Luis Alejandro López Agudo, Pablo García Barranquero, Mario Millán Franco, Daniel Parés Aguilar y Carlos Parés Pulido, cinco de los nueve premiados.

La Universidad de Málaga se sitúa entre las primeras a nivel nacional por número de alumnos con mejor expediente

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Sus expedientes académicos no dejan lugar a dudas: matrículas de honor en casi todas las asignaturas. Están entre los mejores estudiantes de España, y así lo ha reconocido el Ministerio de Educación y Formación Profesional, que acaba de fallar la convocatoria anual de los premios nacionales de fin de carrera de educación universitaria para los que acabaron sus estudios en el curso 2013/14. Nueve jóvenes han situado a la UMA en lo más alto de la clasificación, con diez premios en total (uno de ellos, por partida doble). La Universidad de Málaga ha sido la segunda más premiada en Andalucía, tras Granada (12 premios) y la cuarta española, tras la Complutense de Madrid (17) y la de Valencia (también 17 alumnos premiados).

Esta grata noticia ha llegado a la mayoría trabajando, algunos en Málaga pero en otros casos lejos de la ciudad donde estudiaron. Es el caso de Carlos Parés Pulido, que se encuentra en Zurich realizando su tesis doctoral. El suyo es además un caso excepcional, pues ha conseguido premio por partida doble, un primer premio como ingeniero técnico en Informática de Gestión y un tercer premio por la licenciatura de Matemáticas. Su promoción fue la penúltima que pudo cursar esa doble titulación, un programa «muy bueno» reconoce desde la ETH en Zurich, donde llegó para hacer un máster. En 2016 le ofrecieron continuar el proyecto de doctorado, en Matemática aplicada, en concreto en modelos para dinámica de fluidos. Respecto a la UMA, destaca el «excelente nivel» del grupo de Matemática aplicada.

Los galardonados

Primeros premios
Daniel Parés Aguilar (ingeniero en Informática), Carlos Parés Pulido (ingeniero técnico en Infor. de Gestión), Luis Alejandro López Agudo (licenciado en Economía) y Mario Millán Franco (graduado en Trabajo Social).
Segundos premios
Karl Khader Thurnhofer Hemsi (ingeniero técnico en Informática de Gestión) y Luis Antonio Corpas Pastor (licenciado en Derecho).
Terceros premios
Carlos Parés Pulido (licenciado en Matemáticas), Andrés José Fornell O'Connor (graduado en Ingeniería de Software), Alejandro Gutiérrez Lanzat (graduado en Relaciones Laborales) y Pablo García Barranquero (licenciado en Filosofía).

Otro caso significativo es el de Mario Millán Franco, primer premio como graduado en Trabajo Social, el único premiado por esta titulación en toda España. Mario completó su expediente académico de 9,78 sobre 10 con otros méritos como una beca de colaboración, estancias internacionales o ponencias en congresos. Este buen expediente le ha servido para conseguir un contrato FPU(personal investigador en formación) en el área de Trabajo Social y Servicios Sociales. Realizando su tesis doctoral, este premio «es una motivación para seguir trabajando y contribuyendo a ampliar el conocimiento del Trabajo Social en el ámbito universitario por medio de la investigación».

Prestigio para la UMA

Pablo García Barranquero es licenciado en Filosofía, de la última promoción del plan antiguo. La noticia le sorprendió en Estados Unidos, a punto de terminar una estancia de tres meses como investigador en The University of North Carolina at Chapel Hill. Con un 9,44 de media en los cinco cursos, ha sido uno de los tres premiados en su especialidad en toda España. Dedicado al estudio de las relaciones entre longevidad y salud, tiene un contrato en la UMA para realizar su tesis doctoral y al mismo tiempo imparte docencia. «Para la Universidad de Málaga es importante este gran número de premiados, que dan prestigio y nos sitúan en el lugar que merecemos», señala. El buen nivel de formación recibido en la UMA es también valorado por Daniel Parés Aguilar, ingeniero en Informática que habla con conocimiento de causa: trabajó dos años en Londres y ahora es programador de videojuegos en la sede barcelonesa de la multinacional Ubisoft. «El nivel de la escuela de Informática es bastante alto, comparable al de otras escuelas europeas, o mejor», dice.

Luis Alejandro López Agudo ha terminado este año su tesis doctoral, y ha estado vinculado al departamento con un contrato posdoctoral, que le termina este mes. Su nota media de expediente fue de 9,15 y además ha sido becario colaborador y ha presentado artículos en revistas científicas y comunicaciones a congresos. Conocer que ha conseguido un primer premio «ha sido uno de los momentos más felices de mi vida. Las horas de trabajo y dedicación a los estudios han tenido su recompensa», reconoce.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos