Wikileaks en versión española

Dos periodistas lanzan miniLeaks, un portal en Internet para dar voz a las injusticias cotidianas

IKER CORTÉSMADRID
Wikileaks en versión española

Empleos de doce horas con sueldos irrisorios, conversaciones privadas con responsables de sucursales bancarias y la manipulación de los medios de comunicación sobre el 15M son algunas de las pequeñas filtraciones que ha publicado hasta ahora miniLeaks, un portal que surge con la intención dar voz a la gente y de servir de canal para tratar de resolver las pequeñas injusticias cotidianas que todos vemos alrededor. Quien habla es Eduardo Laporte, un periodista pamplonés afincado en Madrid que, a principios de enero, comenzó a pergeñar la idea con el propósito de intentar cambiar las cosas. No ambiciona, pues, destapar grandes abusos, sino dar visibilidad a pequeñas denuncias a través de una web comprometida, algo ya interesante 'per se'. Pronto, otro periodista, Iñigo Antolín, se sumaría a la aventura.

Apenas lleva unas semanas en pie y la página web ya ha recibido multitud de denuncias. Pero no vale todo: Ha habido bastantes testimonios, muy interesantes, pero que no van acompañados de pruebas. En concreto, Laporte alude a casos como el de un funcionario del Cuerpo Nacional de Policía indignado que quiso denunciar los 'escaqueos' de sus compañeros en las horas extras del fin de semana, las mejor pagadas. Y es que después de la revolución social que se ha vivido en nuestro país con movimientos como el 15M existe un caldo de cultivo general en el que proyectos como el nuestro y de otro tipo convergen, después de varios años de hartazgo y de agachar la cabeza, asevera.

En este punto reconoce la inspiración en la célebre Wikileaks del controvertido Julian Assange. Más allá del juego de palabras, Laporte y Antolín han adoptado su método, el del periodismo científico, y su compromiso con la transparencia. En este sentido, señala su interés por temas que sean representativos de un tipo de praxis que deje bastante que desear y cuya difusión tenga algo de contribución al bien común, por su interés público. De este modo aceptan todo tipo de filtraciones y denuncias que supongan un ataque contra un compromiso ético básico. Ahora estamos trabajando en el caso de una inmigrante nacionalizada española que no puede reagrupar a su madre, enferma de la vista y sola en su país, por una negligencia administrativa del consulado español, adelanta el promotor de miniLeaks.

Aunque invitan a que las personas se identifiquen, son conscientes de la importancia de mantener a salvo el anonimato de quien así lo desea. Por eso han elaborado un protocolo de actuación para los envíos que ya está colgado en el portal. Entre otras medidas de seguridad aconsejan hacer el envío desde un mail no reconocible, con un alter ego, y desde ordenadores sin rastreo de la IP, como el de un cibercafé, por ejemplo. También están pensando en habilitar un apartado de correos para que los denunciantes envíen todo el material del que dispongan y sin datos personales que puedan comprometer.

Temas propios

La web también se nutre de temas propios con entrevistas en profundidad y reportajes sobre asuntos quizá menores pero que, nos parece, alguien tiene que tratar. Ahora mismo, elaboran un artículo sobre la preocupante ausencia de fuentes en Madrid, como en el recién inaugurado Madrid Río, y la proliferación de lo que se conoce como 'plazas duras' frente a los espacios con jardín.

Con la llegada del verano, Laporte y Antolín esperan pulir el proyecto para, a partir de septiembre, ir a ritmo de crucero y tener, como mínimo, una filtración por semana. No en vano, su intención es no saturar a la gente con denuncias diarias, sino ser cuidadosos y abordarlas con rigurosidad: Entendemos las denuncias actúan como escaparate de las injusticias, así que tampoco conviene poner tres o cuatro al día, si se diera el caso, concluye el navarro.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos