EL PODER DE LA TECNOLOGÍA

Pilar Martínez
PILAR MARTÍNEZMálaga

Andalucía quiere dar un salto definitivo y de gigante en la aplicación de las nuevas tecnologías al turismo. Las aspiraciones son altas. El objetivo no sólo es estar a la vanguardia, sino también ser el epicentro donde se gesten los avances que permitan al turismo ser más competitivo y abanderar la innovación para recuperar el carácter de pioneros con el que irrumpió hace ya seis décadas la Costa del Sol a nivel internacional en el turismo. ¿Por qué no el sucesor de iniciativas que han roto moldes, como Airbnb, sea una empresa malagueña o andaluza gestada en el laboratorio turístico de Andalucía Lab convertido desde ya en el 'Silicon Valley' del turismo?. Si por algo se caracterizan los profesionales turísticos de la Costa es por haberse adelanto a su tiempo y por su capacidad para anticiparse a los acontecimientos. Una esencia que se ha ido perdiendo con el control primero de los gigantes de la touroperación, después con el empoderamiento de las aerolíneas de bajo coste, que marcaron un antes y un después en el mundo del viaje. Una transformación que ahora sitúa al viajero en el centro y en el que hay que poner el foco porque en sus manos tiene la capacidad para elegir el mundo entero y comparar precios, servicios y experiencias sin necesidad de moverse del sofá y a un sólo golpe de ratón. De ahí que, más que nunca, hay que estar situados en ese universo y conseguir, con todas las herramientas al alcance y con el poder de los datos, situarse a la cabeza. De la aplicación de todas las claves de la era digital va a depender, a partir de ahora, el éxito de la gestión y de las decisiones turísticas. Andalucía no quiere perder este tren y se engancha al mismo con un proyecto, dotado con 650.000 euros, para convertir el Andalucía Lab en el 'hub' internacional en el que crear un ecosistema favorable para que empresas, profesionales, startups y expertos lideren esta revolución y coloquen a la región como la referencia tecnológica en turismo. Es el camino por el que hay que avanzar y hay que hacerlo con perseverancia y pensando a lo grande porque esta industria necesita poner las luces largas.