Los inversores del hotel W atribuyen a los trámites urbanísticos el retraso del proyecto

Harry Mohinani, Juan Luis Segalerva, Nuria Rodríguez, Pepe Carrasco, José Luis Villalón y Fernando García. /Charo Márquez
Harry Mohinani, Juan Luis Segalerva, Nuria Rodríguez, Pepe Carrasco, José Luis Villalón y Fernando García. / Charo Márquez

Platinum Estates habla de «colapso» en el área de Urbanismo, pero confía en tener la aprobación definitiva antes de final de año

Charo Márquez
CHARO MÁRQUEZ

El grupo Inversor Platinum Estates, promotor del hotel W Marbella Resort, que gestionará la cadena Marriot, se ha topado con la lentitud del urbanismo marbellí, lo que podría retrasar el proyecto. El director de inversiones del grupo, Juan Luis Segalerva, ha afirmado que en Marbella «el planeamiento es muy lento» y que pese a que la empresa cuenta con un suelo que era urbanizable en el PGOU de 1986, «entra en un área de Urbanismo donde se mezcla con el tapón que hay, y eso está haciendo que se retrasen, más de lo esperado, las aprobaciones».

No hay quejas respecto a los equipos de gobierno con los que se ha tramitado el proyecto y no dudan de la voluntad política para sacarlo adelante. Pero señalan que se están «armando de paciencia» ante el «colapso» en Urbanismo.

La apertura estaba prevista, inicialmente, para 2021. Los promotores tienen la aprobación inicial del plan parcial, no ha habido ningún alegación tras su publicación en el Boletín Oficial de la Provincia y ahora están a la espera de los informes sectoriales de Costas, Medio Ambiente, Carreteras. Algunos de estos informes ya se han recibido y son positivos o sujetos a «pequeñas modificaciones», señala Segalerva. Una vez los tengan todos, procederán a la aprobación definitiva en la Junta de Andalucía que confían en que puedan obtener antes de finales de este año.

El director de inversiones aclara que el grupo es propietario único de todo el sector, por lo que esperan que el proceso de reparcelación, la junta de compensación y el proyecto de urbanización, sean más rápidos. «Y a partir de ahí queremos coger carrerilla, obtener la licencia y empezar la obra, que es lo que queremos ya», afirma.

El proyecto del W Marbella Resort contempla la creación en el entorno de la playa Real Zaragoza de 240 habitaciones -de las que 140 serán residenciales-, un spa con salón de belleza, restaurante, piscinas y cinco salas con una superficie de 1.000 metros cuadrados y terraza cubierta para la celebración de eventos. Será un hotel con categoría Cinco Estrellas Gran Lujo que generará unos mil puestos de trabajo directos.

El consejero delegado del grupo Platinum Estates, el empresario hindú Harry Mohinani, asistió ayer, junto a Juan Luis Segalerva, a la presentación oficial de otro ambicioso proyecto en Casares. La familia Mohinani tiene puestos sus ojos desde hace años en la Costa del Sol. «La Costa del Sol se vende sola, no tenemos que venderla», ha indicado el director de inversiones del grupo que ha anunciado que están negociando activos en la zona, también en Baleares y Madrid.

El pasado mes de marzo, los directivos de Platinum Estates y la alcaldesa de Marbella presentaron en Hong Kong, donde tiene su sede el grupo inversor, el diseño del complejo hotelero, que ha sido elaborado por firma de arquitectura estadounidense Rockweel Group. La propuesta traslada el diseño característico de los hoteles W y su apuesta por la sostenibilidad, con una baja densidad de edificación. En este sentido, el grupo inversor tiene prevista la puesta en valor de la zona dunar de Real Zaragoza dentro de su compromiso medioambiental.