Fiesta de pijamas en el instituto

Un grupo de alumnos pasaron la noche en el instituto aprendiendo convivencia. /SUR
Un grupo de alumnos pasaron la noche en el instituto aprendiendo convivencia. / SUR

Un grupo de estudiantes del IES Los Montecillos de Coín acamparon en el centro para participar en una actividad formativa de alumnado ayudante y mediador

Francisco Gutiérrez
FRANCISCO GUTIÉRREZ

Acampar en el instituto es lo último que desean muchos alumnos. Después de una semana de clase, cuando llega el fin de semana lo que más les apetece es alejarse de estas instalaciones. Pero un grupo de alumnos y alumnas del instituto Los Montecillos de Coín no han tenido reparo en tomar su centro como lugar de acampada y pasar allí el fin de semana, realizando todo tipo de actividades con las que, aseguran sus profesores, lo pasaron en grande.

35 alumnos y alumnas llegaron el pasado viernes día 5 al instituto. Hacía pocas horas que habían terminado las clases, pero ahora no regresaban cargados de libretas y estuches. A sus espaldas traían su equipaje en mochilas, o bien en maletas y bolsos de mano. Llegaban dispuestos a pasar un largo fin de semana, de nuevo, en su instituto.

Se trataba de una actividad, programada por las profesoras del Departamento de Convivencia, que tiene como objetivo la formación del alumnado ayudante y mediador. Los chicos y chicas ayudantes del IES Los Montecillos son un grupo de chavales que tienen como misión voluntaria el ayudar a promover actitudes de convivencia positiva entre sus compañeros y compañeras, mediando para apaciguar conflictos que pudieran surgir y alertando sobre posibles conductas indeseadas o poco respetuosas. Para poder llevar a cabo esta importante tarea, deben aprender y formarse en el autoconocimiento y el desarrollo de habilidades sociales.

El grupo de alumnos, con sus profesoras. A la derecha, el gimnasio convertido en dormitorio. / SUR

Elena López, profesora del instituto, lleva años participando en este tipo de actividades y es la que dinamiza los talleres que se enfocan en habilidades tales como la escucha activa, el parafraseo, el reflejo de sentimientos o el estudio de casos concretos donde se adoptan los distintos roles de conducta: el activo, el pasivo y el violento. Considera fundamental «el aprendizaje de estrategias para ponerse en el lugar de los demás, así como el liderazgo que se crea en este grupo de alumnos ayudantes, de los mayores hacia los más jóvenes que recién se incorporan al centro». María José Jiménez es la Jefe del Departamento de Convivencia y destaca la buena valoración del alumnado hacia esta actividad de formación que lleva ya siete ediciones.

Durante la noche, los juegos de dinamización llevaron a los alumnos a corretear en pijama y con linternas por los pasillos y escaleras, para dormir después sobre las colchonetas de su clase de Educación Física. A juzgar por el vídeo que tienen en su cuenta de Facebook, no debieron pasarlo nada mal.

Esta actividad se enmarca dentro de un plan de formación más amplio que en la comarca del Guadalhorce lleva a cabo el Grupo de Desarrollo Rural de esta zona.