El Aula del Mar prevé un verano con menos medusas en las playas

Medusas recogidas el año pasado cerca de la orilla por un barco quitanatas. /Sur
Medusas recogidas el año pasado cerca de la orilla por un barco quitanatas. / Sur

Los factores ambientales y meteorológicos y las corrientes influyen para que los enjambres se acerquen más o menos a la costa

Ignacio Lillo
IGNACIO LILLOMálaga

Buenas noticias para los bañistas y para el sector turístico. El Aula del Mar, una de las principales instituciones implicadas en el estudio de estos organismos, espera este año un verano con una considerable bajada en la presencia de medusas en las playas que el anterior. Jesús Bellido, biólogo de la organización, explica que 2018 en realidad fue un año «anormal, atípico» en cuanto a la llegada masiva y continuada de enjambres a las orillas.

Este año se espera que sea «normal», y los científicos el Aula del Mar entienden por normalidad que en cualquier momento pueda aparece algún ejemplar, incluso que a lo largo del verano pueda haber dos o tres días de incidencia más alta de lo habitual; pero nada comparado con lo que ocurrió el año anterior. «La experiencia de la aplicación Infomedusa y de nuestra investigación nos dice que eso es lo normal, lo que no es habitual es lo que ocurrió en 2018, con tantos días con enjambres en simultáneo en muchos puntos», a lo que el científico añade: «Esperamos un año más tranquilo».

A juicio de Bellido, la clave no es saber por qué ahora hay menos, sino la causa por la que hubo tantas en 2018. «La medusa es muy abundante de forma habitual, pero las corrientes marinas, el viento y los fenómenos reproductivos dan lugar a agregaciones, y cuando llegan a las playas afectan a los usuarios». Según explica, hay motivos naturales y también causados por el hombre que hacen que en ocasiones crezcan de forma exponencial; mientras que el hecho de que lleguen o no a la orilla se explica por la circulación de las corrientes del Mar de Alborán, por los vientos y otras causas que todavía no están suficientemente estudiadas. «Es un fenómeno muy complejo y tenemos poca capacidad de predecirlo».

Infomedusa

Lo que está claro (y probablemente tenga una relación causa efecto) es que esta primavera está siendo muy distinta a la anterior. Hace un año la meteorología estuvo marcada por la entrada sucesiva de frentes de poniente, que motivó la llegada a Málaga de miles de ejemplares de carabela portuguesa, que se expandieron hasta Mallorca. En cambio, esta primavera ha sido muy seca, sin apenas lluvias, y este hecho también influye, como también las temperaturas altas superficiales, que favorecen la reproducción y la generación de plancton. «Es un fenómeno muy dinámico, para llegar a conclusiones científicas nos faltan todavía series largas de datos».

Como principal método de predicción, el biólogo recomienda el seguimiento de la aplicación de móvil Infomedusa, que ofrece información en tiempo real sobre su presencia en cada playa, ofrecida por los usuarios, los socorristas y los investigadores del Aula del Mar.