Miguel Ángel Perera: «Es inconcebible que sea más difícil abrir la puerta grande de Málaga que la de Madrid o Sevilla»

Miguel Ángel Perera. /Francis Silva
Miguel Ángel Perera. / Francis Silva

El diestro extremeño regresa a La Malagueta para lidiar la Corrida Picassiana

Antonio M. Romero
ANTONIO M. ROMERO

Tras su ausencia del año pasado, Miguel Ángel Perera (Puebla de Prior, 1983) regresa a La Malagueta como uno de los integrantes del cartel, el próximo martes, de la Corrida Picassiana junto a su paisano extremeño Antonio Ferrera y el francés Sebastián Castella ante toros de Fuente Ymbro. El diestro pacense analiza en esta entrevista (realizada antes del polémico documento presentado por cuatro organizaciones taurinas, entre ellas los matadores de toros, pidiendo la destitución de la presidenta Ana María Romero) su temporada, el compromiso en Málaga y el futuro de la fiesta.

¿Cómo va la temporada?

–La estoy disfrutando a medida que van pasando las corridas. Como todas las temporadas, los comienzos son fundamentales y, en mi caso, mi temporada depende mucho de lo que pase en Valencia, Sevilla y Madrid. Plazas en las que este año no he tenido opciones de poder triunfar; sin embargo hay veces que no triunfas y tienes peores sensaciones y hay veces que aun no triunfando, como me ha sucedido este año, las sensaciones han sido buenas en esas plazas y no triunfar no me ha afectado.

¿Qué destacaría de lo realizado este año?

–Por repercusión, la tarde del mano a mano con José Tomás en Algeciras (el 29 de junio).

Ha sido el único torero que ha compartido cartel este año con José Tomás en una tarde en la que usted indultó un toro, ¿qué sensaciones le quedan de aquella tarde?

–Sobre todo, satisfacción. Primero, por haber sido yo el que estuviera ese día en el mano a mano y, después, por cómo transcurrió la tarde. Era una tarde de máxima importancia y relevancia por la trascendencia mediática que iba a tener lo que allí pasara. Encontrarme como me encontré ese día en la plaza, que es difícil cuando tienes tanta presión, y encontrarme tan fresco, suelto y a gusto en la plaza fue una satisfacción y, afortunadamente, luego me encontré con el toro de Jandilla, Libélula, al que indulté.

El año pasado no vino usted a la Feria de Málaga, ¿cómo afronta este regreso?

–Siempre es ilusionante volver a una feria de las más importante de España y que tiene categoría, un color especial y una afición a prueba de bomba. Es digno de admirar y reconocer la paciencia que ha tenido la afición de Málaga en los últimos ocho o diez años. La Malagueta es una plaza que disfruta del toreo bueno y es torerista, que es diferente a festiva.

«Es una plaza que disfruta del toreo bueno y es torerista, que es diferente a festiva» Sobre la malagueta

¿En qué momento llega Perera a Málaga?

–Con la madurez y el cuajo que te dan 14 años de alternativa. Esa experiencia se va notando con el paso de los años. A día de hoy la verdad es que estoy disfrutando mucho en la plaza, me estoy encontrando muy a gusto, muy fresco y ojalá pueda expresarme en Málaga como lo hago en otros sitios.

Málaga es una plaza donde se le resiste la puerta grande.

–¡A mí y a medio escalafón!

¿Por qué considera que es tan complicado abrirla?

–Es, por desgracia, el problema de Málaga y el comentario a nivel profesional cuando se habla de Málaga. Hemos visto toreros que han hecho méritos más que suficientes, sobradamente, para abrir la puerta grande de Málaga y no lo han podido hacer por el palco. Es inconcebible que una plaza como Málaga, con la afluencia que tiene y su sensibilidad, a petición popular, que sea más difícil abrir la puerta grande en Málaga que en Madrid, Sevilla, Bilbao, Pamplona... Es inconcebible que una afición como Málaga no consiga ver a los toreros por la puerta grande haciendo mérito y a petición popular. ¿Cómo se puede llevar la contraria a quien mantiene el espectáculo que no es ni Martín Lorca, ni Perera ni Fuente Ymbro, sino que es el público que paga? La gente quiere ver que los toreros triunfen y salir contentos de la plaza.

«Es una ganadería por la que siempre he apostado. La de Málaga una gran corrida en su presentación» Sobre fuente ymbro

¿Por qué Fuente Ymbro?

–Es una ganadería muy unida a mi carrera que he matado en plazas importantes como Sevilla, Madrid, Pamplona o Bilbao. Aparte de que tenga una amistad muy estrecha con Ricardo Gallardo (el ganadero) es una ganadería por la que siempre he apostado. La que viene a Málaga es una gran corrida en cuanto a presentación.

Comparte cartel con Castella y Ferrera.

–Sí. Es un cartel muy rematado. Antonio está en un momento extraordinario y los aficionados lo están valorando. Sebastián es un torero con el que he compartido muchas tardes.

¿En qué momento se encuentra su toreo?

–Después de 14 años de alternativa es difícil seguir sorprendiendo. Esa es la lucha que tenemos los toreros. Tienes que seguir buscando la forma de seguir creciendo porque, como digo, no somos actores que pueden hacer papeles diferentes de una película a otra. Con tu concepto y tu forma de expresar, ahora, lo que uno quiere es volver a los comienzos. Tienes un proceso en el que estás aprendiendo y vas mejorando y llega un momento en que tu toreo tiene tal grado de perfección y madurez que ahora lo que quieres, al menos en mi caso, es volver hacia atrás, a esos comienzos en los que querías ser torero y era todo mucho más virgen, más salvaje, menos previsible,... Eso es lo que quiero buscar en la plaza, sorprender haciendo cosas que no sean previsibles.

¿Cómo ve la situación actual de la tauromaquia?

–Hay muchos frentes abiertos. Están los antitaurinos, que son asociaciones bien organizadas y subvencionadas, que tienen su peligro, pero tienen más porque por la parte taurina hay poca actividad y poca iniciativa en cuanto a contraatacar. Ahora, desde la Fundación del Toro de Lidia sí se está actuando y creo que era lo que hacía falta. Por la parte política también estamos abandonados. Vemos a algunos políticos, de uno u otro partido, que en alguna ocasión acuden a algún callejón o un tendido, pero no suelen manifestarse; nos utilizan más como un arma política dependiendo de cómo les venga en lugar de preocuparse en sí por lo que representa este sector en la economía de nuestro país. En ese sentido sentimos un poco de impotencia. El otro frente abierto es la parte taurina. Lo que pasa dentro del mundo del toro y cómo se gestiona el mundo del toro, que lleva camino de convertirse en un monopolio que beneficia poco al espectáculo; el espectáculo debe ser libre y más liberalizado y que el público tenga la oportunidad de ver a los mejores en cada temporada. Veo que el camino que llevamos no es el más beneficioso para el mundo de la fiesta nacional. En cuanto a promoción y difusión de la fiesta desde dentro son pocas las empresas que reinvierten sus beneficios y su dinero en tomar iniciativas para la difusión de la fiesta y en acercar la tauromaquia a los jóvenes.

«El mundo del toro lleva camino de convertirse en un monopolio que beneficia poco al espectáculo» Sobre el futuro de la fiesta

¿Por qué debe ir el público y los aficionados el día 14 a La Malagueta a verle?

–Porque es un cartel atractivo, rematado, con tres conceptos diferentes y con una corrida de toros que, a priori, debe de servir para el espectáculo.

Temas

Toros

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos