«Si no eres de la élite, no vas a vivir del baloncesto nunca»

Carmen Ortiz, en la Facultad de Ciencias, donde estudia el Grado en Biología. :: félix palacios/
Carmen Ortiz, en la Facultad de Ciencias, donde estudia el Grado en Biología. :: félix palacios

Carmen Ortiz, estudiante de Biología en la Universidad de Málaga, juega en el equipo Asisa Alhaurín de la Torre en la Liga Femenina 2

CARLOS CONTRERAS MÁLAGA.

Carmen Ortiz (22 años) estudia el Grado en Biología en la Universidad de Málaga y, además, es uno de los nuevos fichajes del Asisa Alhaurín de la Torre de baloncesto femenino, recién ascendido a la Liga Femenina 2. Este año regresa a la UMA, después de estar fuera los últimos tres años, jugando y estudiando en Alicante y Oviedo.

Esta aspirante a bióloga cursa actualmente asignaturas tanto de tercero como de cuarto debido a sus traslados de expediente a otras universidades. «El primer año en la UMA aprobé todas las asignaturas. Al cambiarme a Alicante me convalidaron solo dos y perdí un año. Lo mismo me pasó cuando me cambié de Alicante a Oviedo. Aunque esté implantado el Plan Bolonia, las asignaturas no te las convalidan igual», explica la jugadora malagueña, que se lamenta de que ya podría haber obtenido el título universitario. Pero no le preocupa porque sabe que este año será el último.

La carrera deportiva de Carmen Ortiz comenzó en el equipo de Los Guindos. «Empecé tarde a jugar, no sabia ni botar la pelota. Después me fui al El Palo y mejoré un montón», explica. «En El Palo estuve en cadete de segundo, junior de primero, junior de segundo y ganamos en todos los campeonatos en los que competimos», asegura la pivot. Luego vino la etapa en la que se marchó de la provincia de Málaga para seguir con su trayectoria deportiva y seguir adquiriendo experiencia en equipos de categorías superiores. «Me fui a la Comunidad Valenciana y jugué en el San Blas, en la categoría nacional. Después recibí la llamada del Club de Baloncesto Agrupación Deportiva Avilés y al año siguiente me fui al Universidad de Oviedo. Los dos juegan en la Liga 2», comenta.

«El de Los Guindos fue mi primer equipo, no sabía ni botar; luego mejoré mucho en el de El Palo» «El nivel del Asisa este año es muy bueno; tenemos equipo para seguir jugando en la Liga 2»

Una espinita

Sólo ha participado con la UMA en el Campeonato Universitario Andaluz (CAU) el primer año como estudiante. También fue representando a las Universidades de la Comunidad Valenciana -con la que quedó segunda en el campeonato regional- y en Oviedo, donde ganaron el campeonato regional.

Ortiz reconoce que tiene una espinita clavada: «No he ido a ningún Campeonato Universitario de España», afirma. Pero este año se puede cumplir ese deseo porque formará parte del combinado universitario de baloncesto femenino de la UMA y tendrá opciones de competir en dicho torneo. A nivel profesional la joven jugadora llegó a la final de la Liga Nacional con el San Blas pero no lograron imponerse a su contrincante.

Ortiz se lamenta de que existan diferencias entre el deporte masculino y femenino, y no porque cambie algún aspecto del juego en cuestión, sino por las condiciones en las que se juega, tanto económicas como de consideración. «El año pasado teníamos el mismo nivel que el equipo de chicos, pero había una gran diferencia de sueldo, de respeto a nuestro trabajo, de todo... era totalmente diferente aunque fuera la misma liga, no se nos trataba al mismo nivel», afirma la jugadora malagueña. «En Segunda Masculina te puedes mantener bien económicamente», asegura.

Laboratorio de hospital

Ella tiene muy claro su futuro y no pasa por el baloncesto. «Si no eres de la élite española, no vas a vivir de esto nunca», señala. Se decantó por Biología por sus salidas profesionales. «Yo quería enfocar mi carrera a la salud, porque tengo clara la salida que quiero, laboratorio de hospital; por eso me matriculé en Biología», dice Ortiz. Para ella la prioridad es terminar la carrera. «Cuando acabe quiero hacer un Máster. En el momento que no pueda o tenga que decidir entre estudios o trabajo, obviamente voy a decantarme por el trabajo», sostiene.

Este año, en su nuevo equipo Asisa Alhaurín de la Torre, las aspiraciones en el ámbito deportivo han cambiado. «El nivel del equipo este año es mucho mejor que el de la pasada temporada», aclara. «Esta vez creo que tenemos equipo para mantenernos y para eso debemos confiar en nosotras y nuestras posibilidades», manifiesta. La relación entre las jugadoras del club de Alhaurín es muy buena. «La verdad que el período de adaptación ha sido para casi todas», dice.

 

Fotos

Vídeos