Económicas estrenará el próximo curso un doble grado en Finanzas y ADE

La facultad lleva más de cincuenta años ubicada en el campus de El Ejido. /Félix Palacios
La facultad lleva más de cincuenta años ubicada en el campus de El Ejido. / Félix Palacios

Esta titulación, que ofrece contenidos similares a la antigua licenciatura en Empresariales, viene a cubrir las partes más importantes del gestor de empresas

ELENA CABEZAMálaga

Es una de las facultades más antiguas de la ciudad, comenzando su andadura incluso años antes de que la propia Universidad de Málaga echase a rodar. Se creó en 1965 como Facultad de Ciencias Políticas, Económicas y Comerciales para la Universidad de Granada, pero no fue hasta 1972 cuando se originó la UMA y este centro pasó a formar parte de la nueva Universidad como Facultad de Ciencias Económicas y Empresariales.

Ubicado en el campus de El Ejido, el centro oferta actualmente tres grados: Administración y Dirección de Empresas (ADE), Finanzas y Contabilidad (FICO) y Economía; y dos dobles grados: ADE y Derecho y ADE y Economía. Este último se trata de un grado doble parcialmente bilingüe, ya que varias de las asignaturas que en él se ofertan se imparten totalmente en inglés.

Los datos

Grados:
3 simples y 2 dobles.
Alumnos:
3.521 de grado y 228 de máster.

A estas cinco titulaciones se sumará el próximo curso un nuevo doble grado en Finanzas y Contabilidad y ADE, un proyecto que la Facultad de Económicas presentó hace un tiempo y que ya se encuentra aprobado por el Gobierno andaluz. «Esta doble titulación, que también se realizará en cinco años y ofertará 75 plazas, viene a cubrir las partes más importantes del gestor de empresas: finanzas, contabilidad y dirección de empresas. Sus contenidos son muy similares a los de la antigua licenciatura en Empresariales y estamos seguros de que va a triunfar», subraya el decano de la Facultad de Económicas y Empresariales de la UMA, Eugenio José Luque.

Junto a este proyecto, el centro universitario también pondrá en marcha el próximo curso menciones en los grados. Las optativas de cada titulación se agruparán en paquetes de cinco para crear un total de ocho menciones en diferentes ramas.

Aunque hasta el momento todas las titulaciones que se implanten en esta facultad tienen un grueso común entre ellas y el graduado está capacitado para abarcar todas las ramas que se ofertan, este centro educativo se plantea a largo plazo crear nuevos dobles grados con otras ramas más dispares, como las ingenierías o las ciencias. «Igual que tenemos dobles grados con ramas parecidas, nos gustaría poner en marcha titulaciones dobles con otras menos afines. Sería muy atractivo el doble grado en Estadística y ADE o en Economía y Matemáticas, por ejemplo», afirma el decano.

A pesar de que la mayor parte de las facultades de la Universidad de Málaga se han ido trasladando progresivamente al campus de Teatinos y a la ampliación, la Facultad de Económicas y Empresariales no se plantea a corto y medio plazo desplazarse de su actual ubicación en el campus de El Ejido. De hecho, este centro universitario sufrirá el próximo curso una reforma de infraestructuras para ampliar las aulas y mejorar sus instalaciones. «Nuestro principal proyecto con respecto a las infraestructuras es ampliar las aulas. Ya tenemos un presupuesto asignado para ello y estamos pendientes de que el Ayuntamiento lo autorice. Además, vamos a renovar todo el hall y vamos a poner zonas de descanso», detalla Luque, quien también adelanta un proyecto de biblioteca nueva en un barracón junto a la facultad, «ya que la que hay se ha quedado pequeña».

Empresarios

En relación con el ámbito académico, el decano de este centro también plantea varios proyectos de cara al próximo curso, como la creación de una sede para el aula de liderazgo empresarial, desayunos con empresarios o talleres de oratoria y de elaboración de currículum vitae. El objetivo de todo esto, según explica Luque, es enfocar más los grados al ámbito práctico y conectar la universidad con las empresas. «A las universidades públicas nos falta divulgación de lo que hacemos, por ello queremos traer a los empresarios aquí para que los alumnos puedan conectar con ellos desde el primer momento y hacerlo de una forma práctica y amena alejada del formato de conferencias, que creemos que está un poco anticuado y obsoleto», confiesa.

Pese a los muchos avances que ha ido presentando este centro a lo largo de sus más de cincuenta años de historia, a día de hoy todavía se enfrenta a uno de sus problemas principales que más quejas suscita entre el alumnado: el aparcamiento. La facultad, que cuenta con casi 4.000 alumnos matriculados entre grados y másteres, ve los aparcamientos como un bien escaso tanto para estudiantes como para profesores.

«Esto es un problema que no tiene solución. Lo que habría que hacer sería potenciar el transporte público o el transporte compartido, porque el aparcamiento es un problema de toda Málaga, sobre todo en las zonas más céntricas. En Teatinos ahora mismo no existe, pero lo habrá con el tiempo. Pretender que todos los alumnos tengan un aparcamiento es imposible», asegura nuevamente el decano.

Aun así, los estudiantes del centro continúan pidiendo una solución a este problema, ya que muchos de ellos se ven obligados a alquilar una plaza de parking Según exponen estos alumnos, una de las posibles soluciones sería hacer una modificación en los horarios, ya que actualmente todos los grados tienen dos turnos que se solapan a la hora de entrada y salida. «Un turno es de 09.00 a 12.00 horas y el otro de 12.00 a 14.00 horas, por lo que se forman unas colas horribles en el cambio de cada turno. Es cierto que el aparcamiento es limitado, pero con este colapso es todavía peor. Sería conveniente que hubiera un tiempo entre turno y turno para que unos salgan y otros puedan entrar», explica una de las alumnas.

En los dos campus

Otra de las quejas que más se escucha entre las paredes del edificio de Económicas y Empresariales es el hecho de que los alumnos de la doble titulación de ADE y Derecho tienen que estar a caballo entre el campus de El Ejido y el de Teatinos Frente a ello, Eugenio Luque afirma que «a pesar de que los estudiantes no tienen el problema de estar por la mañana en un sitio y por la tarde en otro, esto se hizo así por la inexperiencia y el desconocimiento de cómo iba a encajar en la práctica». Aun así, el decano confirma que la Facultad de Derecho está cambiando sus planes de estudio y ello conllevará a la mezcla de asignaturas de los dos grados a lo largo de los semestres. «Esto hace que la secuencia de asignaturas sea más lógica, porque ahora hay mucha diferencia entre una asignatura que se imparte en este semestre y la próxima que no se da hasta el próximo curso», relata.

«No hay conexión entre las empresas y la universidad pública»

Eugenio José Luque es decano de la Facultad de Económicas y Empresariales desde 2004. Tras quince años al frente de este centro universitario y tres reelecciones, este doctor en Economía reflexiona como experto sobre los cambios del sector a lo largo de su etapa en el cargo.

-En la actualidad, ¿qué demanda el sector de las ciencias económicas y empresariales?

-Yo creo que el empresario no distingue bien la diferencia de formación entre las tres ramas que se ofertan en la facultad, por lo que creo que no se demanda un perfil concreto. Lo que yo personalmente lamento como decano es que en quince años hayan sido muy pocas las empresas que hayan venido a buscarme para pedirme un titulado. Creo que no hay conexión entre las empresas y la universidad pública.

-¿Y qué puede hacer la universidad para mejorar esta relación con las empresas?

-Nos falta divulgación de lo que realmente hacemos. Las universidades privadas esto lo hacen muy bien, pero en las públicas es todavía una asignatura pendiente, aunque creo que las empresas también tienen parte de culpa. Nosotros formamos a los alumnos, pero los empresarios tienen que evitar que el estudiante que es muy bueno se vaya fuera. Es verdad que tengo que hacer autocrítica y reconocer que nosotros desde la universidad tenemos que hacer mucha más divulgación de lo que tenemos, pero las empresas también deben tomar conciencia. En las privadas buenas trabajan esto excelentemente bien y el alumno que sale de allí tiene en la puerta una oferta de una empresa. Ese paso tenemos que darlo aquí, tanto nosotros como las empresas.

-¿Pero por qué cree que ocurre esto?

-Porque el cartel que tienen las privadas lo venden mejor; es una cuestión de márketing. Además, los 'rankings' hacen mucho daño, a pesar de que estos no miden la formación ni la docencia. Un alumno en Málaga estudia lo mismo que uno en Harvard, pero ellos lo venden mejor.

-Como experto, ¿cree que la crisis económica ha hecho que los alumnos vean más el emprendimiento como una salida?

-El emprender es una salida, pero hay que hacerla con precaución porque tiene muchos riesgos. En las distancias cortas no conozco más emprendedores que antes de titulados nuestros. La mayoría todavía trabaja por cuenta ajena. Hace unos años hicimos un estudio en la facultad y concluimos que solo un 10% de los alumnos acaba emprendiendo, mayoritariamente montando una asesoría o gestoría. Creo que esto sigue siendo así. Los economistas suelen trabajar para gestionar empresas de otros.

 

Fotos

Vídeos