Cuatro visiones de la vida

La escultora Tessa Gil posa junto a su obra 'Origin', que pretende ser un puente entre lo construido y la naturaleza. :: félix palacios/
La escultora Tessa Gil posa junto a su obra 'Origin', que pretende ser un puente entre lo construido y la naturaleza. :: félix palacios

La Facultad de Bellas Artes organiza una exposición de escultura en el Jardín de la Memoria de Parcemasa con obras de artistas formadas en la UMA

VICTORIA BUSTAMANTE MÁLAGA.

Vida, muerte y naturaleza. Son las bases sobre las que se sustenta la nueva exposición organizada por la Facultad de Bellas Artes, que muestra la obra de cuatro artistas formadas en la UMA y sus distintas interpretaciones de estos grandes temas a través de la escultura. 'Four reasons: el jardín y su doble' es el título de la propuesta en la que facultad colabora con el Parque Cementerio de Málaga (Parcemasa), para reunir en el Jardín de la Memoria esculturas realizadas expresamente para este singular entorno, que podrán verse hasta principios de diciembre.

Tessa Gill es aún estudiante de Bellas Artes y una de las autoras más jóvenes de la exposición. Su pieza, 'Origin', nace de un entramado típico en muchas de sus obras que recuerda a las ramas de árboles entrecruzándose. Una muestra formada por distintas esculturas de color blanco y de diferentes tamaños que ocupan el espacio y que, según su autora, pretende ser «un puente entre lo construido y la naturaleza». Usa técnicas arquitectónicas con elementos típicos de la construcción como son el hierro la escayola, además del esparto. La escultura se ensalza en una forma montañosa que «remite al hogar». Una influencia en esta obra han sido las ideas del director de cine Jim Jarmush, interpretando que las inquietudes y lo introspectivo, representado por la montaña, que siempre está en uno. Una critica a la sociedad actual que olvida a veces lo que es.

Otra crítica es también la que realiza Samara Martínez, quien juzga «la explotación del plástico y cómo este influye en la naturaleza». Con su obra efímera 'Ver de vida', formada por globos de distintos tonos de verde enredados a los árboles, utiliza elementos inorgánicos biodegradables y los incorpora a un elemento vivo. De esta forma simula sus hojas que, como globos que son, se desinflarán y romperán, dando vida así a la propia a la obra y evolucionando.

«La muerte forma parte de la vida», es algo que asume el comisario de la exposición, Jesús Marín, profesor del Departamento de Arte y Arquitectura. Esta idea la tiene muy presente en sus esculturas Belén Ruiz Liébana, quien las creó tras un fallecimiento cercano. Por eso tiene presente «los cambios que se van produciendo a lo largo de la vida, es una metamorfosis, el cambio de una vida a otra, de etapas». De hierro y con soldadura de punto, las esculturas recuerdan a un huevo posado en horizontal con un extremo abierto para que «la escultura tenga su propio carácter», afirma la autora, que acaba de terminar la carrera de Bellas Artes en la UMA.

Metáfora

El mismo tema lo trata Anaís Angulo, quien en '8 desconocidxs' compara la estructura de los colchones que apila, como símil de esqueletos y pretende representar una «fosa común invertida», hacia arriba. La alumna de la UMA trabaja mucho con materiales de la calle, «los transformo y los meto en una poética, siempre les doy un significado mediante una metáfora». Aunque afirma que la obra es «lo que a cada uno le sugiera». Para la elaboración ha seguido una metáfora, «a cada colchón lo he considerado un esqueleto que se encuentran apilados, los he desordenado haciendo alusión a una especie de fosa común y la espuma representa el material para callar las voces de esas personas». Una obra abstracta que se vale del espacio como inspiración.

Contenido Patrocinado

Fotos

Vídeos