«El MIR nos causa algunos problemas en nuestra formación»

Pablo Lara Muñoz, decano de Medicina./Félix palacios
Pablo Lara Muñoz, decano de Medicina. / Félix palacios

José Pablo Lara Muñoz Decano de la Facultad de Medicina

CAMILO LÓPEZ VEGA MÁLAGA.

En mayo se cumplirán siete años desde que José Pablo Lara Muñiz fuera elegido como decano de la facultad de Medicina. Hasta entonces, destacó como vicedecano durante la dirección de Salvador González (2004-2008) y Alfredo Blanes (2008-2012). Además, es catedrático de Fisiología y responsable de la unidad de Neurofisiología de la UMA.

-¿Qué le diría a un próximo alumno que quiere entrar en una carrera tan exigente y larga como es Medicina?

-El problema fundamental es que hay muchos estudiantes que se quedan fuera de poder estudiar medicina por la gran demanda que tenemos. A un futuro alumno le diría que la formación universitaria siempre nos enriquece, ya que no aseguramos ser mejores que nadie, pero tenemos una formación muy prestigiosa con las herramientas de conocimientos que poseemos.

-¿Qué problemas hay con el examen MIR?

-El MIR, al ser la salida profesional mayoritaria, se olvida de que en la facultad queremos formar buenos médicos, no solo que esos alumnos sepan cómo realizar dicho examen. Entonces tenemos que coexistir: queremos formar médicos pero que también saquen un buen rendimiento en el MIR. Esto hay que trasladárselo a los alumnos, ya que la importancia de este examen a veces provoca que ellos mismos se olviden de que primero tienen que ser buenos médicos. En definitiva, buscamos formar en ellos lo ya mencionado pero también competencias, valores y habilidades clínicas.

-Los alumnos en general hablan muy bien de la facultad, pero ¿qué le falta al centro?

- La modernización de las aulas es un claro ejemplo de tema que hemos abordado durante años y hemos pedido presupuesto. Sin embargo, este es escaso y a la hora de priorizar hemos tenido que dejar en un segundo plano las aulas docentes y así poder reformar la biblioteca y terminar el aula de habilidades. También queremos renovar la infraestructura para que cumpla ciertas normas de seguridad e intentamos cambiar de forma progresiva el inmueble eléctrico de la facultad, el cual estaba obsoleto. Por todas estas reformas no nos ha llegado el presupuesto para la mejora en sí de las aulas docentes. No es una excusa, pero damos prioridad a los tema ya mencionados. En este momento no tenemos presupuesto y hemos tenido que decidir la dirección del centro cuáles son las preferencias. Estamos decididos a seguir mejorando, la tendencia está siendo muy positiva en los últimos años.

Más